Sociedad

LA ENTREVISTA

Martín Almagro-Gorbea: "Las peñas sacras son el testimonio más vivo del patrimonio espiritual"

El arqueólogo impartió una conferencia sobre las peñas sacras en el Instituto de Estudios Altoaragoneses

Martín Almagro-Gorbea: "Las peñas sacras son el testimonio más vivo del patrimonio espiritual"
Martín Almagro-Gorbea: "Las peñas sacras son el testimonio más vivo del patrimonio espiritual"
R.G.

HUESCA.- Las peñas sacras son enclaves considerados desde tiempos antiguos espacios para conectar con el mundo sobrenatural. El arqueólogo y miembro de la Real Academia de Historia Martín Almagro-Gorbea impartió recientemente en el Instituto de Estudios Altoaragoneses una charla sobre lugares que traen "reminiscencias de tiempos muy antiguos, anteriores a los romanos, incluso a los celtas, cuando todavía el hombre tenía una visión animista de la naturaleza". Tiempos en los que el ser humano no distinguía entre un ser vivo y otro inanimado.

Desde hace veinte años, siente interés por un tema "poco investigado y muy resbaladizo, porque no había buenos datos para hacer estudios objetivos y la gente lo había dejado de lado desde el siglo XIX, que es cuando se iniciaron. Precisamente uno de los que trataron estas peñas fue Joaquín Costa, así que es un estudio con muchas raíces en Huesca".

Las peñas sacras son hoy "testimonio de cuando el hombre empezó a ser racional, una de las etapas más esenciales de la historia de la humanidad. Pero además, estas peñas están asociadas en muchos pueblos a tradiciones populares que se han transmitido de padres a hijos, de abuelos a nietos, durante generaciones. Constituyen uno de los testimonios más vivos, y me atrevería a decir más importantes, de eso que se llama el patrimonio espiritual no solo de Huesca, sino también de Europa y de todo el mundo".

El Alto Aragón es una provincia particularmente rica en este tipo de enclaves. "Las áreas próximas al Pirineo han conservado estas peñas, pero también las tradiciones y los mitos que nos permiten saber que son sacras".

En un momento dado, el hombre siente que existe algo por encima de él y, antes incluso de llamarlos dioses, empieza a encomendarse para "cosas que el hombre necesita cuanto percibe su limitación".

En ese sentido, el especialista valora el trabajo del Instituto de Estudios Altoaragoneses, con investigadores como Ángel Gari y Eugenio Monesma, que "han hecho una labor de recopilación que es la clave para que, cuando se empieza a estudiar en profundidad, intentar comprender y valorar peñas que son de gran interés histórico, pero también un potencial turístico". En la página web http://www.piedras-sagradas.es/ se puede consultar información sobre las peñas y su significado. Martín Almagro considera este espacio "ejemplar, el mejor que hay en estos momentos en Europa. Ahora vamos a ir mejorando con experiencias de otros lugares de España, también de Europa, para ir valorando este capítulo, hasta ahora olvidado, de nuestra historia, nuestra cultura y tradiciones, en paisajes a veces impresionantes por lo atractivo. El hombre primitivo sentía esta especie de hálito divino porque el sitio comunica algo especial. A los que nos gustan los paisajes, distrutamos cuando vemos estas piedras, que nos proporcionan momentos muy relajados".

Etiquetas