Sociedad

LA ENTREVISTA

Javier Lázaro: "La relación de Jaca con el Aspe atraviesa su mejor momento"

El historiador analiza en su primer libro el conflicto del puerto de Astún y la repercusión sobre la ganadería

Javier Lázaro: "La relación de Jaca con el Aspe atraviesa su mejor momento"
Javier Lázaro: "La relación de Jaca con el Aspe atraviesa su mejor momento"
R.G.

JACA.- "La ganadería era el medio básico para la supervivencia de una ciudad (en la Edad Media). La clave para el desarrollo de la ganadería eran los pastos, un tema intrínsecamente conflictivo que necesitaba soluciones rápidas, por lo que el uso de la violencia estaba regulado y normalizado", explicó Javier Lázaro, al presentar su libro el pasado miércoles en el Salón de Ciento.

Astún, entre Jaca y el Aspe. El conflicto por el control de una montaña del Pirineo (siglos XV-XX) es el título de la obra editada con el apoyo del Instituto de Estudios Altoaragoneses, la Asociación Sancho Ramírez y el Ayuntamiento de Jaca, entre otros. Su primera parte aborda la cultura ganadera del Pirineo y la evolución del conflicto, mientras que la segunda recoge la transcripción de 36 documentos.

"Lo más significativo es la reproducción por primera vez del documento de la Patz de Campfranch (siglo XI o XII), del archivo departamental de Gers (Auch), en Francia", según el historiador nacido en Zaragoza y criado en Jaca. Además, "la mayoría de los documentos no habían sido transcritos y quedan a disposición de futuras investigaciones".

La transcripción y el estudio del documento Copia que se fiço del processo sobre lo de Astun ante el señor don Pedro de Castro como diputado del regno de la ciudad de Jacca (datado en 1515) "es una fuente historiográfica fantástica, que muestra la existencia de un conflicto muy profundo que invita a investigar sus orígenes para tratar de entender la radicalidad de la violencia".

Como muestra de la tensión entre el Béarn y Aragón, "unos 800 aspeses en pie de guerra estuvieron dos días en el puerto de Astún y destrozaron el ganado, unos 500 corderos", burlándose de Fernando El Católico y otros cargos de la época. Después, según fuentes galas, "entre 4.000 y 6.000 aragoneses van a Urdos y le pegan fuego, lo que es exagerado, porque los números no cuadran".

Tras la sentencia arbitral de 1524, "Jaca recibió la propiedad de Astún (por eso, la estación de esquí está en su término municipal), a cambio del pago bianual de 100 florines de oro", según Javier Lázaro, que agregó que el Consistorio "dejó de pagar" en 1762 y "salió beneficiado" en 1862 con el Tratado de Bayona, en el que "los plenipotenciarios españoles Monteverde y Marín, por su habilidad negociadora en favor de Jaca, merecerían ser recordados".

Otro golpe de suerte para Jaca fue que en 1793 la Convención de Francia declaró la guerra a España, "lo que impidió que llegase a término el preacuerdo entre el Ayuntamiento de Jaca y el valle del Aspe de 1792, que hubiese supuesto una importante carga económica para la ciudad".

Hoy en día, "la relación de Jaca con el Aspe atraviesa su mejor momento". Cada verano, el Tratado del Puerto de Astún y la comprobación de las mugas fronterizas "representan el respeto mutuo, el valor de los acuerdos y los intereses comunes", por lo que considera interesante "dotarlo de mayor relieve y participación".

Etiquetas