Sociedad

ECOS

Raúl Rivarés Esteban: “La creatividad juega un papel importante, porque no siempre todo es blanco o negro”

Técnico informático de la Comarca de los Monegros y vecino de Grañén

Raúl Rivarés Esteban: “La creatividad juega un papel importante, porque no siempre todo es blanco o negro”
Raúl Rivarés Esteban: “La creatividad juega un papel importante, porque no siempre todo es blanco o negro”
M.B.

¿Quién es Raúl Rivarés?

- Una persona cercana, honesta y rebelde por naturaleza, que vive y trabaja por y para lo rural, que es el medio natural de vida de todo ser humano.

¿De qué forma es incondicional a sí mismo?

- Un hombre vale lo que vale su palabra, con eso está todo dicho

¿De qué cualidad está más orgulloso?

- Del poder de la palabra, como arma fundamental para argumentar cualquier cosa.

¿Podría definir informático-creativo en 140 caracteres?

- Y me sobran unos cuantos; es la manera de acercar la tecnología a la gente de forma que les enganche.

¿Se considera creativo?

- Por supuesto; ser creativo tiene mucho de aportar ideas originales. En mi vida profesional juega un papel importante, no siempre 2 más 2 son 4 y tampoco todo es blanco o negro.

¿Cree que la creatividad es motor del desarrollo humano?

- Desde luego, sino estaríamos estancados, viviríamos en la Edad del hierro.

¿Cómo va ser el futuro en el mundo de la informática?

- Incierto; esto avanza a pasos de gigante. Tampoco va acorde el desarrollo informático con el desarrollo de redes de fibra, sobre todo en el medio rural, con lo cual hay sectores de población que no pueden disfrutar de según qué avances por culpa de que a las compañías no les interesa invertir en según qué sitios. Y eso que desde las administraciones públicas se hacen esfuerzos.

Si pudiese cambiar algo en este mundo, ¿qué sería?

- Habría que cambiar muchas cosas, comenzando por los propios sistemas capitalista/comunista, que no funcionan, siguiendo por eliminar las religiones, que son fuentes de crear fanatismos, y un largo etcétera. No existe nada perfecto.

Hablando de cambiar el mundo, ¿una carrera como la BTT Color Esperanza cambia algo en la lucha contra el cáncer?

- Cambia mucho; cambia la manera de ayudar a la causa, el chip de la gente, aflora la confianza en la persona con mayúsculas, en su buena voluntad, en su parte más humana.

¿Considera el patrocinio en una carrera solidaria como una estrategia de responsabilidad social para empresas?

- El patrocinio cumple varios objetivos; por un lado, es fundamental para organizar un evento de estas características. Por otro, de cara a la empresa patrocinadora, es una forma de mostrar a los clientes su apoyo a la causa, sin escatimar medios, una acción que les honra.

Cómo parte de la organización de la BTT Color Esperanza, ¿Qué es lo que más le satisface de esta carrera?

- Sin lugar a dudas, la respuesta de las empresas patrocinadoras, la respuesta de las empresas colaboradoras, la respuesta del Club ciclista Grañén con David, su presidente a la cabeza, que es quien lo organiza, la respuesta de los voluntarios y la respuesta de los participantes, que al fin y al cabo son los protagonistas.

¿Guarda algún recuerdo, si no de felicidad, sí de plenitud total?

- Muchos. El que me viene a la cabeza es el día que nació mi hija Adriana, que en sus 12 años de vida me llena de alegría y satisfacción todos los días, por cómo es como persona y estudiante, con su familia, compañeros y amigos. No está bien que yo lo diga pero todo un ejemplo.

¿Qué libros tiene en la mesita de noche? ¿Son sus favoritos?

- Ahora mismo, El caso Grañén de un gran escritor grañenense llamado Jesús Castiella.

¿Con quién una foto para la posteridad?

- Con Felipe González. guste o no guste ha sido una de las personas más decisivas y con carisma de nuestro país en el siglo XX, la persona que modernizó España, eso no se lo quita nadie.

¿Con qué personajes se iría de marcha?

- Con Bruce Willis

Su contribución a la salvación de la humanidad será por la vía de…

- Ojalá una aportación mía fuese decisiva, es labor de todos, empezando por el respeto.

¿Qué queda de su niñez?

- La imaginación y las ganas por luchar para cambiar cosas.

¿Y qué no le gusta del carácter que ha edificado con la edad?

- La conformidad en algunas cosas, porque asumes tu rol dentro de un sistema injusto.

¿Cuál es la mayor superficialidad que le encanta permitirse?

—Tomarme una cerveza todos los días a las 8 de la tarde comiendo pipas (hace 10 meses fumando), viendo la tele tranquilamente. Momento de paz.

¿Y lo que le gusta tomarse con máximo rigor?

—Comenzando por mi trabajo, seguiría por todas las cosas de mi localidad y mi entorno en las que me comprometo.

¿Cómo imagina el mundo dentro de cincuenta años?

- Pues lamentablemente como esto siga como hasta ahora no muy bien la verdad. Habría que analizar muchos factores.

¿Qué hace usted cuando "se suelta el pelo"?

- Me lo suelo soltar en las fiestas de Grañén, como cuando tenía 20 años, a partir de ahí cada uno es libre de pensar en qué consiste (risas).

Tres cosas importantes a las que no renunciaría.

- Mi familia, Grañén y mi trabajo.

¿Qué es lo que más le gusta de Monegros?

- Grañén y su entorno: la serreta de Fraella, la gabarda y la sierra de Alcubierre.

¿Qué cambiaría?

- El chip de la gente joven que cree que va a vivir mejor en la ciudad cuando en Grañén tiene una calidad de vida envidiable estando cerca de Huesca y de Zaragoza, con unos servicios públicos de calidad, que en ningún lugar de España tienen con los habitantes que estamos.

Etiquetas