Sociedad

LA ENTREVISTA

Juan Vilas: "El sector de la trufa es un gigante con los pies de barro"

Es el fundador de la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Aragón y promotor de la truficultura en la provincia de Huesca

Juan Vilas: "El sector de la trufa es un gigante con los pies de barro"
Juan Vilas: "El sector de la trufa es un gigante con los pies de barro"
E.F.

GRAUS.- Juan Vilas es ingeniero técnico agrícola, truficultor, fundador de la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Aragón y promotor de la truficultura en la provincia de Huesca. Como pionero en el sector, y durante la presentación de la charla que ofrecerá este sábado a las 18 horas en el Mercado de la Trufa en Fresco de Graus, alertó sobre las debilidades de un sector cuya producción se destina a la exportación y que, a medio plazo, podría colapsar por la superproducción. "La solución pasaría por reinventarnos. Ante la superproducción de los próximos años, lo importante es posicionarse para diferenciarse del resto. La trufa de la zona pirenaica, tradicionalmente, ha sido la mejor trufa de España", aseguró.

En España, hay alrededor de 14.000 hectáreas dedicadas a la truficultura, de las cuales unas 10.000, están en Aragón y 1.500 se ubican en Huesca. "La truficultura se está extendiendo ahora a provincias que nunca habían tenido trufas y, a medio plazo, esto puede suponer una crisis en el sector por superproducción". Aragón, recordó Vilas, produce el 80 por ciento de la trufa española y el 50 por ciento de la mundial, pero la dependencia de la exportación es total.

"Más del 90 por ciento se exporta a Francia e Italia, Francia la consume e Italia la recomercializa, por eso es un sector muy frágil porque somos un gigante con los pies de barro. No consumimos casi nada de lo que producimos y estamos en manos de terceros. Si Francia dejase de comprar trufas, venderíamos solo el 5 % de lo que consumimos".

Si bien el Mercado de la Trufa en Fresco de Graus pretende con la venta al detalle acercar la trufa al consumidor, su introducción en la vida gastronómica española es lenta. "La cultura de consumir trufa cala muy despacio", lamentó, apostando por seguir en esa dinámica, pero sobre todo, por diferenciar la trufa de Graus por su calidad, a la vez que se promociona junto con el resto del territorio, aprovechando las sinergias del turismo de montaña, medioambiental, activo y cultural.

En la charla, Vilas hará historia. "El faraón Keops agasajaba a sus invitados con trufa y en Grecia y Roma era muy valorada". Incidirá en su esplendor en Francia, donde la introdujo desde España el rey Francisco I. Precisamente en Francia, Vilas aprendió sobre la truficultura con sus impulsores, para traer a Graus las primeras plantas en los noventa. "Aunque fue Joaquín Costa, un grausino, la primera persona que habla en España de la trufa como cultivo". Vilas nombrará a su familia, donde figuran los primeros truferos grausinos que aprendieron de los catalanes que llegaron a buscar trufa a principios del siglo XX y de la fundación del emblemático mercado de Graus. Fue el primero de España, fundado en el Hotel Lleida en el año 1947, y dio paso a "los años de oro" de la trufa en Graus. "Entre el 47 y el 75 se compraron los primeros tractores y se hicieron las primeras granjas gracias a la trufa".

Etiquetas