Sociedad

TRADICIONES

El Carnaval de los Zarrapatrosos renace en Berdún por todo lo alto

La implicación de mayores y jóvenes del pueblo permite recuperar una fiesta que no se celebraba desde la Guerra Civil

El Carnaval de los Zarrapatrosos renace en Berdún por todo lo alto
El Carnaval de los Zarrapatrosos renace en Berdún por todo lo alto
R.G.

BERDÚN.- Los habitantes de Berdún vivieron este sábado un día histórico, tras recuperar el Carnaval de los Zarrapatrosos (sin la "s" intermedia, como se dice en el pueblo). Se trata de una de sus señas de identidad y no se celebraba desde el año 1940, cuando la Guardia Civil prohibió el evento tras la guerra, según consta en la localidad jacetana.

GALERÍA DE IMÁGENES DEL CARNAVAL

Gracias a la implicación de unas 40 personas, a la ilusión de los jóvenes, a la memoria de los mayores y a la colaboración el Consistorio, se retoma la fiesta con idea de mantenerla en el tiempo y darle continuidad en próximos años, tras la buena acogida obtenida en su reestreno.

"El Carnaval de los Zarrapatrosos pinta muy bien. La gente está animada y todo el pueblo colabora. Viendo la implicación de la gente mayor y de los jóvenes, creo que tiene futuro", señaló el alcalde, Francis Pérez, que se vistió para la ocasión en esta jornada histórica, en la que el pueblo vivió uno de sus días grandes, tras un impasse de 79 años.

No solo la mayor parte de los 300 vecinos de Berdún y su pedanía de Biniés se echaron a las calles para vivir la fiesta. Hubo un amplio número de visitantes de Jaca, Ansó, Santa Cruz de la Serós, Bailo y otras localidades comarcales, que aprovecharon el buen tiempo y la falta de otros eventos para conocer esta tradición. Entre las autoridades comarcales, se dieron cita la presidenta de la Jacetania, Montse Castán; y el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón.

Antiguamente, los habitantes de Berdún se convertían en "zarrapatrosos", al vestirse con ropas viejas o cualquier otra prenda. Mantenían sus rostros ocultos bajo el disfraz y pintaban la cara de negro a los visitantes, como se hizo este año. La fiesta se adapta a los nuevos tiempos, aunque mantiene su esencia y su espíritu, por deseo de sus organizadores.

Uno de los jóvenes del pueblo, el edil Andrés Esclarín, agradeció el empeño de los mayores, que "compartieron sus recuerdos" de una fiesta casi olvidada. "A través de ellos, hemos sabido que el domingo de piñata (el siguiente al de carnaval), por las calles de Berdún, se recitaba un romance y se hacía un teatrillo, que escribía cada año Antonio de la Plata", dijo el concejal.

Uno de los vecinos más mayores, Antonio de Royo, se encargó de recitar el texto, tras el cual recibió el aplauso del público.

Seguidamente, llegó el turno para el pregonero, que se encargó de anunciar la llegada de Carnestolendas, uno los personajes centrales del Carnaval de los Zarrapatrosos. Se trata de un hombre vestido con elegancia, que "encarna el mal, las bajas pasiones, el desenfreno y la juerga", según explicaron desde la organización.

De hecho, Carnestolendas encendió la hoguera instalada en la plaza del Castillo, que se convirtió en el centro de la fiesta. Los promotores agradecen en especial la asistencia de La Ronda de Boltaña, cuyos componentes se encargaron de poner letra y música a los bailes de los "zarrapatrosos", que recorrieron las calles del pueblo. Tanto los participantes, como los visitantes tuvieron la ocasión de reponer fuerzas con un trago de porrón de vino, en varios puntos del recorrido.

En la recta final del pasacalles, hizo su aparición el Mulato, el otro personaje central del Carnaval de los Zarrapotrosos. "Mulato le dicen al que es de Berdún", según aclararon los organizadores, sobre esta peculiar figura, que resulta fácilmente reconocible para el público por sus pieles y zarrios, que le convierten en un "zarrapatroso".

A pesar de las apariencias, "Mulato es el personaje que representa el bien y es el que viene a salvar al pueblo de las malas intenciones de Carnestolendas". Al principio, los vecinos no se fían, debido a su apariencia, pero al final se dan cuenta de sus buenas intenciones. El pasacalles tuvo un recorrido circular y acabó en la plaza del Castillo, en torno a la hoguera y una carpa, donde hubo una cena popular. Ante el interés del público, los organizadores habilitaron varios aparcamientos.

Dentro de la Jacetania, Ansó celebró el Carnaval Bearnés durante el pasado mes de enero. Villanúa también adelantó su carnaval a este sábado. La mayoría del resto de localidades celebrarán su fiesta el próximo fin de semana.

Etiquetas