Sociedad

SOLIDARIDAD

Incluyem Barmon, nueva empresa de Cáritas Barbastro-Monzón para ayudar a la inserción

Sustituye a "El Telar" y actuará con el mismo esquema de trabajo que este taller

Incluyem Barmon, nueva empresa de Cáritas Barbastro-Monzón para ayudar a la inserción
Incluyem Barmon, nueva empresa de Cáritas Barbastro-Monzón para ayudar a la inserción
F.J.P.

MONZÓN.- El taller de inserción sociolaboral "El Telar" de Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón se ha extinguido como tal y ha dado paso a la empresa Incluyem Barmon, S.L., participada al cien por cien por la oenegé religiosa y con el mismo esquema de trabajo que aquel, es decir, la recogida, el reciclaje y la venta de ropa usada. Así mismo, mantiene el objetivo de la inserción de personas en riesgo de exclusión en el mercado laboral.

El director de Cáritas, José Luis Escutia, la secretaria general, Amparo Tierz, el responsable interparroquial de Barbastro, Mariano Turmo, y la gerente de Incluyem, Pilar Cavero, explicaron el martes el porqué de la empresa. El primero indicó que el crecimiento de la actividad de "El Telar", la necesidad de una contabilidad particular y, sobre todo, la legislación laboral que cercenaba algunos procesos de formación, han aconsejado el nuevo planteamiento.

En ocasiones, la formación de una persona precisaba más de un año y a Cáritas le suponía un problema firmar un contrato indefinido. Ahora podrá prolongar el periodo hasta los tres años. Escutia insistió en que la finalidad de la empresa de inserción es preparar trabajadores. "Unos pueden estar solo seis meses, porque ya los veamos formados o porque les salga un empleo en lo que sea, y otros completar el ciclo máximo de tres años", dijo.

Incluyem Barmon sale a escena con una plantilla de 13 trabajadores. De ellos, siete conforman la estructura que le da soporte (básicamente: la gerente y las responsables de las tiendas de venta de ropa y el almacén) y los otros seis son "de inserción". Tierz comentó que con el paso de tiempo puede haber otras líneas de trabajo, como la restauración de muebles.

A la par del nacimiento de la empresa, Cáritas ha creado la marca comercial "Contigo" para identificar la ropa de segunda mano que vende en sus tiendas (Barbastro, Monzón, Fraga y Binéfar). El director señaló que se pueden encontrar auténticas gangas. "Es lo mismo que ir a un "outlet" -dijo-, aunque algunas personas no las frecuentan porque las identifiquen con un tipo de clientela".

En una última consideración, Escutia volvió a ensalzar la inestimable labor de los voluntarios de la organización.

Etiquetas