Sociedad

LA ENTREVISTA

Elena Lahoz Miranda: "La cooperación permite llenar tu mochila de anécdotas y experiencias"

Exalumna de Odontología en el campus de Huesca que recibió el Premio al Estudiante de la Universidad de Zaragoza

Elena Lahoz Miranda: "La cooperación permite llenar tu mochila de anécdotas y experiencias"
Elena Lahoz Miranda: "La cooperación permite llenar tu mochila de anécdotas y experiencias"
S.E.

HUESCA.- Desde pequeña, Elena Lahoz Miranda ha participado en diferentes proyectos de cooperación, convirtiéndose en uno de los "pilares" de su vida, y que ahora compagina con su formación como odontóloga. Una labor, junto con su expediente y experiencia, que la Universidad de Zaragoza reconoció recientemente con el Premio al Estudiante, junto con otros alumnos.

Ni siquiera pudo recoger el premio porque lleva cuatro meses en Perú, becada a través del programa Universtage, un proyecto médico-social en Ocongate (Cuzco), al sur del país, dirigido por la Compañía de Jesús. "Desempeño mi papel como odontóloga trabajando en el centro de la salud de la región y en un consultorio privado", además de realizar campañas de salud bucodental y preservación del medio ambiente y coordinar, junto con otros voluntarios, la parroquia en temas sociales con los niños. Una iniciativa "muy completa y preciosa", resume con ilusión.

En junio del pasado año finalizó tras cinco años el grado de Odontología en la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte de Huesca. "Elegí esta profesión -explica- porque desde siempre ha sido mi sueño. Aunque cuando acabé el colegio me planteé también la Medicina, pero me acabé decantando por lo que realmente me haría más feliz". Además, "tuve muchos problemas en la boca de pequeña, y horas y horas en el dentista acaba dejando huella", añade.

En estos años, en la Universidad ha aprovechado cada verano en distintos proyectos. En 2017 estuvo con varios compañeros de la facultad en una caravana Odontológica en Marruecos y el pasado verano también acudió en Perú, gracias a una beca de prácticas de cooperación internacional, dando charlas de prevención en zonas muy necesitadas y realizando diagnósticos en el campo, que luego atendía en la Universidad de Piura.

Este tipo de experiencias considera que todas las personas debería experimentar alguna vez en la vida. "Entregarse a los demás es muy gratificante, te hace abrir los ojos, crecer, desarrollarte a muchos niveles, potenciar tus virtudes, conocer mundo y gente nueva". En definitiva, añade, permite "seguir llenando tu mochila de experiencias y anécdotas que nunca podrás olvidar".

Ella misma reconoce que "nunca" podrá dejar de seguir participando en proyectos así, "ya que es algo que forma parte de mi vida y me llena mucho". Es consciente de que con su labor como voluntaria "no puedo cambiar el mundo a gran escala, porque es algo inviable, pero aportando mi granito de arena, en cierta manera, podemos contribuir a que sea un poco mejor".

Por delante le quedan dos meses más en Perú y, por el momento, no ha pensando qué hará. Le gustaría poder especializarse en la atención a niños y pacientes especiales en el ámbito de la odontología compaginándolo, por supuesto, con la formación en cooperación y la colaboración tanto a nivel sanitario como social.

Etiquetas