Sociedad

NOMBRES EN ARAGONÉS

"Es muy buena la conservación de la toponimia en la Hoya de Huesca"

Fernando Justes y Chusé Raul Usón han presentado este viernes un trabajo sobre toponímica y oiconimia en el ámbito rural de la comarca

"Es muy buena la conservación de la toponimia en la Hoya de Huesca"
"Es muy buena la conservación de la toponimia en la Hoya de Huesca"
P.S.

HUESCA.- La consejería comarcal de Política Lingüística del área de Cultura de la comarca de la Hoya de Huesca en colaboración con la Oficina de Lengua Aragonesa del ayuntamiento de la capital oscense han presentado este viernes los resultados del último trabajo realizado sobre los nombres de lugares, toponimia, y de casas, oiconimia, en varias localidades del ámbito rural de la comarca con el objetivo de recuperar el patrimonio lingüístico, ponerlo en valor y respetarlo a la hora de realizar mapas, guías u otras publicaciones que recoja los nombre de la zona.

En total, han logrado recopilaron unos 5.600 topónimos y algo más de 1.100 oiconimias de dos zonas de entre seis en las que han dividido la comarca para este proyecto de investigación.

El consejero comarcal de Política Lingüística, Fernando Justes, y el técnico de la Oficina de Lengua Aragonesa del ayuntamiento de Huesca, Chusé Raul Uson, han desvelado esta labor de investigación obtenida mediante encuestas, con la que han hecho hincapié en "la importancia de la toponimia como patrimonio inmaterial necesario para resaltar una parte de nuestra cultura que es el aragonés".

Con anterioridad se presentó un trabajo con los topónimos de Huesca y sus barrios rurales, habrá un tercer proyecto que se quiere dar a conocer en los próximos días y este viernes han expuesto los resultados de las entrevistas orales efectuadas a los vecinos de las localidades de Albero Alto, Alcalá del Obispo, Angués, Antillón, Argavieso, Blecua, Monflorite, Novales, Pertusa, Piracés, Salillas, Sesa y Tramaced, por un lado, y por el otro, de Alerre, Arguis, Banastás, Chimillas, Igriés, La Sotonera y Nueno. Del primer territorio estudiado se recogieron 3.500 topónimos y 600 nombres de casa y del segundo, 2.100 y 515, respectivamente, según ha dicho Justes.

Todos los datos se han obtenido mediante encuestas a 60 vecinos de estas localidades. Usón ha revelado que para recopilar estos datos se ha preguntado los nombres de fincas, de las partidas de monte, casas, fuentes, caminos, ermitas, cuevas y barrancos y, con los datos, en la mano, ha desvelado que "en líneas generales, es muy buena la conservación de la toponimia en la Hoya de Huesca".

En este sentido, ha apuntado que "cuanto más al norte de la comarca y más alejado de la capital, mejor se conservan los nombres aragoneses". Tras las encuestas orales, también ha podido confirmar el técnico de la Oficina de Lengua Aragonesa que "el aragonés todavía está vivo entre los nacidos entre 1930 y 1960" y ha lamentado que se perderá cuando estos fallezcan en unos 20 o 25 años.

Entre las conclusiones, Usón ha destacado algunas localidades donde la toponimia es "extraordinaria" como Arguis, Bentué, Belsué, Nocito, Lusera o Aniés. Además, según los datos recogidos, ha apuntado, que "nos indica que el aragonés que se hablaba históricamente en estos pueblos es un aragonés central según la dialectología aragonesa".

El estudio de las dos zonas que faltan por dar a conocer se refieren a la parte noreste de la comarca que abarca los municipios de Loporzano, Casbas de Huesca, Quicena, Tierz, Siétamo e Ibieca y la de los municipios de las Peñas de Riglos, Murillo de Gállego, Loarre, Aguero, Santa Eulalia de Gállego, Ayerbe, Biscarrués y Los Corrales.

Finalmente, se pretende publicar un libro que recoja en un volumen todos los nombres recogidos en la comarca de la Hoya de Huesca.

Etiquetas