Sociedad

VOLUNTARIADO

Alberto Abarca, voluntario: "El agradecimiento de los alumnos y su progreso te animan a seguir"

Comenzó hace 14 años como voluntario en YMCA para enseñar español a extranjeros

Alberto Abarca, voluntario: "El agradecimiento de los alumnos y su progreso te animan a seguir"
Alberto Abarca, voluntario: "El agradecimiento de los alumnos y su progreso te animan a seguir"
S.E.

¿Qué te llevó a ser voluntario?

-Dedicar parte de tu tiempo a ayudar a los demás es una actividad satisfactoria y enriquecedora. Cuando el número de inmigrantes aumentó a nuestro alrededor, pensé que era el momento de ayudar un poco en su proceso de integración facilitando el aprendizaje de nuestra lengua y costumbres.

¿Por qué motivos escogió esta entidad?

- Desde el primer momento, encontré en la YMCA un lugar de acogida, con unos medios humanos y materiales que siempre me han permitido desarrollar mi trabajo con facilidad. Cuando yo comencé, mi mujer ya había empezado esta actividad tres años antes, por lo que el camino estaba ya iniciado.

¿Qué le reporta esta labor?

- La sensación de ayudar de forma altruista es muy satisfactoria, aunque en ocasiones haya que luchar con dificultades. El agradecimiento cotidiano de los alumnos y alumnas así como el progreso de sus aprendizajes te animan a seguir. En mi situación actual de jubilado, el desempeño de un cierto trabajo te mantiene activo y con la sensación de sentirte útil y apreciado.

¿Por qué animaría a otras personas a hacerse voluntario?

-Por las buenas sensaciones que van a experimentar ayudando y trabajando por los demás, por las personas que van a conocer y por todo lo que pueden llegar a aprender al moverse en ámbitos diferentes a los habituales. Cuando se trabaja con personas que viven en circunstancias difíciles, se aprende a valorar nuestro entorno más cercano, relativizando algunos de nuestros problemas cotidianos.

Etiquetas