Sociedad

ÚLTIMO ADIÓS

Fallece mosén Benito, el guardián de las iglesias del Soduruel

Su abnegada labor ayudó a mantener el patrimonio de numerosos núcleos

Fallece mosén Benito, el guardián de las iglesias del Soduruel
Fallece mosén Benito, el guardián de las iglesias del Soduruel
S.E.

JACA.- Los pueblos del Soduruel (el sur de la peña Oroel y la sierra de San Juan de la Peña) han quedado huérfanos de su párroco, el entrañable Benito Solana Hernández, más conocido como "mosén Benito", que falleció el pasado miércoles a los 90 años, en su querido pueblo de Bernués. Su entierro ha tenido lugar la tarde de este jueves en la iglesia parroquial de Artieda.

Nacido en Artieda el día 7 de mayo de 1929, mosén Benito se convirtió en un "cura de pueblo", como le gustaba que le llamaran. Se trataba de "un sacerdote con mayúsculas totalmente entregado a su labor pastoral y siempre dispuesto a ayudar con enorme generosidad a todo el que le necesitara", según explican desde el Museo Diocesano de Jaca.

En 1953, mosén Benito fue ordenado sacerdote y pronto pasó a ser el párroco de muchos de los pequeños pueblos del Soduruel (Bernués, Botaya, Osia, Anzánigo, Rasal y Bentué de Rasal, entre otros). Con el paso de las décadas, el religioso se convirtió en el guardián material y espiritual de muchísimos templos que él mismo ayudó a restaurar e incluso, levantó con sus propias manos cuando corrían peligro ante la inminente ruina que les acechaba.

Su labor abnegada e incansable en defensa de esas iglesias y ermitas hizo que muchos vecinos puedan disfrutar hoy del patrimonio de estos pueblos. Desde el Museo Diocesano de Jaca, agradecen "su servicio pastoral y su labor restauradora", así como "su humildad y su bondad".

Etiquetas