Sociedad

ENTREVISTA

Marta Sofía Valero: "El buen humor eleva los neurotransmisores que provocan la felicidad"

La bioquímica e investigadora describe las funciones de la oxitocina, las endorfinas, la dopamina y la serotonina

Marta Sofía Valero: "El buen humor eleva los neurotransmisores que provocan la felicidad"
Marta Sofía Valero: "El buen humor eleva los neurotransmisores que provocan la felicidad"
P.S.

HUESCA.- La felicidad está en las pequeñas cosas pero también posee una parte química en la que neurotransmisores como la oxitocina, las endorfinas, la dopamina y la serotonina hacen de las suyas en nuestro cerebro. Se trata de biomoléculas "que tienen que estar dentro de una concentración porque la alteración en sus niveles da muchos problemas de trastornos de la conducta como depresión, ansiedad, esquizofrenia y también alteraciones motoras como el párkinson".

Así lo puso de manifiesto Marta Sofía Valero, bioquímica e investigadora, durante la conferencia Neurotransmisores de la felicidad, que impartió la tarde del jueves en las I Jornadas sobre el Bienestar, organizadas por la Asociación de Trastornos Depresivos de Aragón (AFDA) en colaboración con la Fundación CAI.

Valero planteó en primer lugar la naturaleza de un neurotransmisor, una molécula química que se encarga de transmitir la información de una célula a otra. Explicó que "en el organismo hay más de cien neurotransmisores que se unen específicamente a sus receptores, como una llave y una cerradura, y su función depende de qué tipo de destino tienen y en qué tejido están localizados".

Para su charla se centró en cuatro neurotransmisores que provocan estados de felicidad y que intervienen en los ciclos cronobiológicos del organismo. En primer lugar se refirió a la oxitocina, denominada como la "hormona del amor". "Favorece que tengamos conductas prosociales de manera que veamos a la gente como amistades y no como enemigos. Sobre todo nos ayuda a estrechar lazos de fidelidad, por ejemplo entre madre e hijo", planteó.

Respecto a la dopamina comentó que influye en las conductas y que provoca placer. "Esa primera sensación de cuando estamos enamorados, llenos de ilusión y con un montón de energía se produce porque hay una gran cantidad de dopamina en el organismo", citó como ejemplo. Alertó que con este neurotransmisor hay que tener cuidado porque puede generar conductas adictivas.

En cuanto a las endorfinas, indicó que ayudan al ser humano a afrontar el dolor, "es como un tipo de anestesia. Son similares a la morfina o la codeína y nos producen un efecto analgésico".

Sobre la serotonina, denominada "hormona de la felicidad", planteó que provoca tranquilidad y alegría y que por la noche se transforma en serotonina que ayuda a conciliar el sueño.

Para mejorar el nivel de estos cuatro neurotransmisores la bioquímica e investigadora recomendó "estar de buen humor, reírse de uno mismo, hacer deporte y seguir una dieta saludable porque a partir de los alimentos se pueden obtener precursores de estos neurotransmisores". E incidió, sobre todo, en la importancia de la risa porque "el buen humor hace que se eleven los niveles de los neurotransmisores que provocan la felicidad".

Etiquetas