Sociedad

ECOS / DE CERCA

Miguel Budios Conte: “De Monegros me gusta todo, me ha costadomucho descubrirlo y cada día lo quiero más”

“Los políticos te hacen ser apolítico, pero siempre voto”, asegura

Miguel Budios Conte: “De Monegros me gusta todo, me ha costadomucho descubrirlo y cada día lo quiero más”
Miguel Budios Conte: “De Monegros me gusta todo, me ha costadomucho descubrirlo y cada día lo quiero más”
M.B.

¿Qué se dice a sí mismo cuando se mira en el espejo por la mañana?

Tengo que sacar a Ara (mi perra) de paseo.

¿Qué queda de su niñez?

Todo, nunca hay que perder la niñez que llevas dentro.

¿Y qué no le gusta del carácter que ha edificado con la edad?

Cada vez soy más tozudo y refunfuñón.

¿Cuál es la mayor superficialidad que le encanta permitirse en su vida?

Soy como un ratón con el queso y me encanta moler café, porque, si mueles tu café, queda muy buen aroma en la cocina.

¿Y qué es lo más responsable que le gusta tomarse con rigor?

El trabajo es lo que más en serio me tomo.

¿Con quién la mayor juerga?

Con mis amigos una noche entera, aunque ahora mi mejor juerga es sentarme a tomar una cerveza o un buen vino.

Del 1 al 10, ¿qué grado de coquetería ejercita y por qué?

Un 6, me gusta ir arreglado y, aunque por mi trabajo debería ir con camisa, no va conmigo.

¿Qué hace usted cuando "se suelta el pelo"?

Ir a la montaña o a correr en bicicleta.

¿Prohibiría algún programa televisivo?

No, prohibir nunca, 100 % respeto y libertad.

¿Dormir mucho es morir más o la plataforma para vivir mejor?

Me encanta dormir, soy el rey de la siesta pero estoy intentando dormir menos para vivir más.

¿La pereza es un pecado o una válvula de escape?

Dejar de hacer algo por pereza es un auténtico pecado.

De nuestros queridos Monegros lo que más le gusta es...

Todo, no dejo nada, me ha costado mucho descubrir mi territorio, pero cada día lo quiero más, desde La Laguna hasta el último torrollón.

¿Con qué personajes se tomaría más a gusto una cañita o cualquier sucedáneo?

Con Alex Txikón y con Carlos Soria, dos grandes montañeros y alpinistas, acompañados del gran Sabina y su guitarra.

¿Y por quién iría a lavarse las manos inmediatamente después del apretón?

Nunca le daría la mano a alguien para que luego me tuviera que lavar las manos, falsedades las justas.

¿Con quién se haría una foto?

Con mi familia, mis amigos y mi perra.

¿Cuál es su oración preferida?

Al finalizar la jornada de trabajo siempre digo: ¡Hala, para casa que ya es hora, Asunción coge la gayata!

Un libro tiene que ser...

Entretenido, con aventuras, mucha fantasía y engancharme desde el primer momento.

¿La música le excita o le relaja?

Me relaja, aunque depende de qué tipo de música, del momento, del lugar y con quién la escucho.

¿Izquierda, derecha, centro o mediopensionista apolítico?

Los mismos políticos te hacen ser apolítico, pero votar siempre voto, ¡hay que ir a votar!

Tres cosas importantes a las que no renunciaría

Mi pareja, mi familia y mis aficiones, sobre todo al montañismo.

¿Qué desearía ver en el futuro?

Más respeto y menos falsedades.

¿Algún vicio confesable?

Saborear un buen vino.

¿Qué es lo que más le gusta de su pueblo?

—Su gente, La Laguna y hace muchos años el río Alcanadre, ahora está muy dejado, ya no se puede acceder.

¿Qué es lo que falta en su pueblo?

Muchas cosas, arreglar sus calles, poder beber agua del grifo en condiciones, industria para generar empleo entre los jóvenes, que arreglen las carreteras… todo lo que prometen en elecciones y que luego nunca se cumple.

¿Dónde y con quién se perdería?

En nuestros Pirineos, concretamente en el valle de Bujaruelo con mi amiga y pareja Sara, con Ara y con buenos amigos; si quieres venir…

Una receta para ser más o menos feliz.

Rodearte de la gente que te gusta y te aporta cosas buenas en la vida.

¿A qué se dedicaría si no fuera empresario de comercio?

De joven quería ser militar…

¿Qué es más complicado, comprar para vender o vender al cliente final?

Comprar para vender, porque lo hacemos seis meses antes y debemos adivinar las tendencias para la próxima temporada.

¿Se acuerda de la primera prenda de vestir que vendió?

No lo recuerdo, mi amigo Óscar diría que unas bragas, pero lo que sí recuerdo es que con mi primer sueldo me fui a comprar un reloj.

¿Qué libro tiene en su mesilla?

Condenados, de Glenn Cooper.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser autónomo?

Ser autónomo es ser independiente a la vez de muy dependiente, lo peor es que vamos muy justos para sacar un sueldo digno. Soy autónomo en un pueblo de 3.000 habitantes y pagamos los mismos impuestos que si tuviera la tienda en el paseo de la Independencia de Zaragoza.

Todo el mundo tiene un día de bajón ¿Cómo hace para atender a los clientes ese día?

Como todos los días, me pongo la sonrisa y para adelante, el cliente no tiene la culpa.

Consejo al joven emprendedor.

Que se asesore muy bien y si hay ilusión que nunca se quede con "y si lo hubiera hecho"...

¿Cuánto tiempo máximo le ha costado vender una prenda?

Toda una mañana o una tarde entera, y en ocasiones, no la he vendido, si cobráramos como en un taller mecánico, saldría caro el vestido.

¿En qué momento deja de insistir a un cliente?

Desde el momento uno, no me gusta insistir, me gusta aconsejar porque no me gusta que me insistan cuando voy a comprar.

¿El mejor consejo recibido?

El que me daba mi madre: "Sé siempre tú mismo, sé siempre buena persona".

Etiquetas