Sociedad

GENTE DE AQUÍ

Jesús Castiella: "Aprender nos ayuda a ser libres y poder comprender el mundo"

Persona comprometida y con un amplio currículo en el que destaca su obra poética y en prosa, fue miembro fundador de la Banda de Música de Huesca y colaboró en distintos medios

Jesús Castiella: "Aprender nos ayuda a ser libres y poder comprender el mundo"
Jesús Castiella: "Aprender nos ayuda a ser libres y poder comprender el mundo"
S.E.

HUESCA.- La manifestación de un escritor a través de su obra es como una necesidad de expresión que conlleva investigación y sabiduría, además de sensaciones, experiencias o sentimientos, porque la literatura está revestida de la personalidad secreta del autor y, si además es una forma de conocimiento, crea una fuerza de ilusión; el hombre que es todavía capaz de alimentar sus ilusiones, si es todavía capaz de soñar, entonces es un hombre libre.

Jesús Castiella es este hombre libre que, con un amplio currículo, imposible de redactar en esta sección, destaca por su obra poética y en prosa, sus dibujos a plumilla e iluminador de Pergaminos y Libros de Oro para personalidades e instituciones oficiales, colaborador en el "Certamen Internacional de Films Cortos de Huesca" (ediciones 9 a 27), miembro fundador de la "Banda de Música de Huesca" en 1985 (y durante veinte años su secretario y trombonista), actualmente colaborador y maquetador del boletín "Vivencias" del Hogar IASS de Huesca y alumno en la Universidad de la Experiencia... Además de sus publicaciones en DIARIO DEL ALTOARAGÓN y en revistas locales, fue fundador de periódicos como "Flumen", de Grañén, o componente de la confección del escudo y bandera que hoy muestra la localidad, así como del fomento asociativo juvenil en peñas, aunque le queda mucho por hacer y deseos por cumplir como "el poder presenciar en alguna fiesta de Santiago venidera la representación del Dance de Grañén, integrado por cinco mudanzas, un recitativo, un pasodoble y un pasacalles, todo él compuesto con texto, música y coreografía junto a mis hijos en 2004".

Castiella confiesa que no recuerda con exactitud cuándo comenzó su pasión por la literatura. "Si debo fijar una fecha, muy bien pudo ser en torno al año 1969, cuando realizando 6º de Bachiller en el Instituto Ramón y Cajal de Huesca, tuve el honor de ser alumno de don Rosendo Tello Aina, profesor de Literatura y magnífico poeta aragonés. Siempre he creído que sus enseñanzas y consejos fueron el acicate", si bien afirma que el dibujo siempre estuvo presente. "No tengo conciencia exacta para precisar desde cuándo. Sí que recuerdo que ya en mis primeros años escolares realizaba títulos y orlas decorativas a mis compañeros de clase, para lo que entonces conocíamos como "Cuaderno de Rotación" y coloquialmente "Cuaderno de limpio".

Está claro que se trata de una personalidad llena de inquietudes y creatividad: "No me considero diferente ni especial a cualquier otra persona, pero siempre me he propuesto alcanzar algunas metas, teniendo como máxima acercarme a quien me pudiera enseñar", dice convencido de que, "si se quiere hacer o aprender algo, se puede, solo hay que tener ganas y dedicarle el tiempo propicio. Aprender es una de las facetas que más nos ayuda a ser libres y poder comprender el mundo que nos rodea, sobre todo en tiempos bruscos y convulsos, además de proporcionarnos ciertas aptitudes y habilidades adecuadas para realizar cosas que nunca hubiéramos pensado ser capaces de hacer y que con algo de dedicación se consigue".

El escritor dibujante y creador de interesantes proyectos literarios afirma que ha disfrutado con todo lo que ha hecho, destacando lo relacionado con la recuperación de la historia de Grañén, "pueblo que vio pasar mi infancia, adolescencia y juventud, como ha ocurrido con las obras tituladas "La alcoba de la memoria. Una historia particular de Grañén", "El Caso Grañén. Una Arcadia monegrina" y "El hospital inglés de Grañén", sintiéndose muy orgulloso de "poder ser coautor de estas dos últimas obras junto a Pablo, mi hijo, es una de las mayores recompensas y satisfacciones que he conseguido lograr", ya que teniendo en cuenta que es licenciado y máster en Historia Contemporánea, "lo hacían candidato adecuado a dicha labor, y si a ello añadimos que durante años ha observado mi actividad, no era muy difícil pensar que en algún momento le picaría el gusanillo que tenía tan absorto a su padre".

Asimismo, se siente muy satisfecho por la acogida que han tenido sus libros: "Los comentarios recibidos son satisfactorios para casi toda la obra, puesto que al ser de temática tan amplia y diversa hay bastante donde elegir. Sin embargo lo relacionado con la faceta gráfica de los dibujos e ilustraciones, que es de lo más difundido, parece ser de lo más alabado".

Sin duda alguna, Castiella deja un valioso legado a través de sus libros e ilustraciones en Los Monegros, puesto que la labor de investigación ha sido de más de cuarenta años: "He ido recogiendo documentación del pasado de Grañén sobre todo; además, a lo largo de más de una docena de años y por encargo de la Comarca de Monegros, fui realizando dibujos a plumilla e informándome sobre todo del patrimonio arquitectónico de Los Monegros, lo que me permitió conocerlos en profundidad", explica, a la par que explica que, en estos momentos, está involucrado en el patrimonio arquitectónico de la ruta y entorno de Santa Orosia en Yebra de Basa, Sabiñánigo y Jaca.

Jesús Castiella es una persona comprometida, con valores y virtudes hoy casi desconocidas y que a través de su obra ha llenado vacíos de la historia monegrina o "parcelas olvidadas", como él denomina. Una persona que sigue creando proyectos futuros que pronto verán la luz.

Etiquetas