Sociedad

LA ENTREVISTA

Sara Robles Ávila: "Es que no entiendo el anuncio", no lo entiendes porque no va dirigido a ti"

La profesora de Lengua Española y especialista en publicidad dio una charla en Jaca sobre el uso de la lingüística aplicado a la publicidad

Sara Robles Ávila: "Es que no entiendo el anuncio", no lo entiendes porque no va dirigido a ti"
Sara Robles Ávila: "Es que no entiendo el anuncio", no lo entiendes porque no va dirigido a ti"
R.G.

JACA.- Sara Robles Ávila dijo en Jaca que "la publicidad nos habla usando muchísimos canales". Desde luego, "el lenguaje verbal es uno de ellos, pero dependiendo del medio interviene el sonido, la imagen...". En definitiva, "es un conglomerado pensado para que el impacto repercuta en ventas". "Otra cosa es que lo consiga", aclara, "pero ése es el objetivo".

"Cada sector de la publicidad tiene su idiosincrasia", según la profesora de Lengua Española de la Universidad de Málaga y especialista en publicidad, que analizó cuatro aspectos comunes del mundo publicitario en la última conferencia de los Cursos de Español de la Universidad de Zaragoza. Uno de esos rasgos es la voluntad de "impresionar usando argumentos, recursos sorpresivos o códigos estéticos", mientras que otro es "el lenguaje coloquial basado en escenas de la vida cotidiana".

Además, "la publicidad confunde con palabras extranjeras que contaminan la lengua y pueden ser un foco de infección que acaba por llegar al hablante". Según la malagueña, "las consecuencias pueden ser graves" también con el cuarto apartado, el de las transgresiones, pues "el publicitario puede expandir un uso incorrecto de la lengua y ser causa de un cambio lingüístico".

Como ejemplo, Sara Robles Ávila recordó el lema de Nintendo "¿Recuerdas lo que cenastes antes de ayer?", cuando la palabra correcta es "cenaste". Por otro lado, se mostró "orgullosa" de haber detectado y criticado "el atentado contra el conocimiento" que supuso el eslogan "Por que te lo mereces" de un club de Málaga, que fue modificado, ya que lo adecuado era "Porque te lo mereces".

La docente y un compañero de Madrid publicaron un libro sobre transgresiones idiomáticas en el español de la publicidad. "El libro recoge 250 ejemplos significativos, pero teníamos miles", destacó la andaluza, que dedicó otra obra a la publicidad infantil, que "está muy sectorizada por sexos, ya que a los niños y a las niñas se les habla de distintas maneras".

Entre los ejemplos de Aragón, señaló un anuncio de Ibercaja para jóvenes que animaba a ser "diber" (divertido), empleando la "b", en un juego de palabras con el nombre del banco. "El creativo entiende lo que hace, pero no sabemos si el niño lo podrá identificar. Ése es el peligro de una transgresión que no aparezca realzada".

Precisamente, "entender el mensaje es la base de la comunicación", según Sara Robles Ávila. "La gente dice "es que no entiendo el anuncio". No lo entiendes, porque no va dirigido a ti. Si un anuncio se orienta a un joven, no es de extrañar que aparezca en inglés, porque se supone que los jóvenes tienen ciertas competencias en esa lengua".

Una de las empresas del sector de la refrigeración, el aire acondicionado y la calefacción, Dixell, "mantiene sus eslóganes internacionales y hace toda la publicidad en inglés", como dijo la docente, que concluyó que, "si el target (la audiencia) al que se dirige el anuncio no lo entiende, hay un fallo de comunicación tremendo".

Etiquetas