Sociedad

POBREZA

Cáritas denuncia las malas condiciones de las viviendas del poblado chabolista de Jaca

Se creó en los años 60 en el barrio de San José y reúne a 23 familias

Cáritas denuncia las malas condiciones de las viviendas del poblado chabolista de Jaca
Cáritas denuncia las malas condiciones de las viviendas del poblado chabolista de Jaca
CÁRITAS

JACA.- El barrio San Jorge de Jaca, un poblado chabolista creado en los años 60, reúne a 23 familias de etnia gitana, que ocupan viviendas que se encuentran en muy malas condiciones, según datos ofrecidos este lunes desde Cáritas Diocesana. Tan solo tres familias tomaron la decisión de abandonar el poblado entre 2018 y 2019. Cáritas promueve un proyecto de acogida y acompañamiento de las familias del barrio San Jorge para la erradicación del chabolismo, que cuenta con apoyo del Gobierno de Aragón, que lo financió parcialmente a través del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (Iass).

El barrio ubicado en un solar de Cáritas se creó con la idea de albergar a un número indeterminado de personas de etnia gitana que no tenían casas. Se les proporcionaron alojamientos provisionales que con el paso del tiempo se convirtieron en definitivos.

"Debido al deterioro progresivo, la falta de mantenimiento, la precariedad en las instalaciones y los serios defectos constructivos, estas viviendas no reúnen las condiciones de higiene y habitabilidad", explican desde Cáritas. Además, el terreno está afectado por la construcción de la variante de Jaca, lo que puede implicar su desalojo.

El proyecto de Cáritas se integra en el programa municipal para la erradicación del chabolismo, en el que participan la Comarca de la Jacetania, el Ayuntamiento y la Fundación Thomas de Sabba. El programa sigue un plan de intervención ajustado a las características y necesidades de cada familia para facilitar su acceso a viviendas normalizadas y fomentar la integración en la sociedad.

"La línea de trabajo es que cuatro o cinco familias puedan abandonar el barrio anualmente", apuntan desde Cáritas, "aunque todo depende de la adquisición de viviendas para este fin".

CURSOS PARA MUJERES

Por otro lado, Cáritas Diocesana impulsó un segundo proyecto en Jaca y Sabiñánigo, subvencionado parcialmente por el IASS. Consistió en un curso de habilidades sociales para mujeres en exclusión social, con el objetivo de desarrollar su empleabilidad en el sector servicios y como auxiliares de domicilio. En el año 2018 hubo cuatro ediciones con 38 participantes y en 2019 otras cuatro con 40 participantes.

El colectivo mayoritario en Jaca son las mujeres de etnia gitana, mientras que en Sabiñánigo son mujeres inmigrantes de origen marroquí. En ambas localidades, las mujeres tienen edades comprendidas entre 18 y 55 años. Por la asistencia y la motivación perciben una beca económica financiada con fondos de Cáritas de Jaca.

Etiquetas