Sociedad

ZOOM

"¡Qué tragos más buenos!"

"¡Qué tragos más buenos!"
"¡Qué tragos más buenos!"
Á.H.

"¡Qué tragos más buenos!" espetaron los vecinos cuando José María Cabrero, párroco de Alquézar, cogió el porrón con muy buen estilo para beber el vino añejo que conserva a buen recaudo en un tonel para celebrar la festividad de san Antonio Abad. Las costumbres se mantienen inalterables entre los vecinos de la localidad que cada año se citan en la ermita de San Antón para almorzar huevos fritos con panceta y longaniza en una jornada que, en contra del dicho, no fue la más fría de la semana. En todo caso, los porrones ayudan a pasarlo.

Etiquetas