Sociedad

ENTREVISTA

Grilex: "Intento hablar de mis heridas y de Dios, siempre tratando de agradarlo"

El rapero cristiano visitó ayer el santuario de Torreciudad, donde interpretó algunos de sus temas con los que quiere "llevar luz"

Grilex: "Intento hablar de mis heridas y de Dios, siempre tratando de agradarlo"
Grilex: "Intento hablar de mis heridas y de Dios, siempre tratando de agradarlo"

TORRECIUDAD.- "Quiero que me quieras aunque sea yo imperfecto, dentro de este cuerpo que parece de cemento". Así, implorando el amor de Dios, termina "Te pido", una de las canciones emblemáticas del rapero cristiano Grilex (Guillermo Esteban), y que una fan le agradeció porque, según le dijo, la salvó del suicidio. "Al final, lo bueno del rap es que es corazón con corazón. Lo bonito es que, como hay mucha palabra, si se presta atención, aunque no te guste el rap, es un discurso mezclado con poesía", resume, sin olvidar que lo importante de su música es la evangelización.

"Las personas hoy en día necesitan algo sólido y el rap tiene mucho sustento. Si lo puedes hacer de tal forma que alimente las almas, puede ayudarles", explicó Grilex ayer en su visita al santuario de Torreciudad, donde recaló por primera vez con su original rap cristiano. El joven madrileño abrazó a Dios hace tres años por distintas circunstancias personales y tras haber triunfado previamente dentro del rap convencional. Hoy, su música mantiene la forma de sus primeros éxitos, pero ha mudado completamente su esencia y significado.

"El proceso creativo es bonito, pero a veces duro. Tienes que hacer introspección y sacar cosas no cicatrizadas y duele y escuece, pero es cierto que cuando escuece algo hay que sacarle más jugo. Lo que intento hacer es hablar de mis heridas, de mis incomprensiones y de Dios, siempre tratando de agradarlo", explica en cuanto a la composición de sus temas.

Grilex no canta solo para jóvenes cristianos. "Precisamente, ahora nos abrimos a los no creyentes. Porque hay personas que son muy buenas, que tienen heridas, pero no conocen el amor de Dios", comenta.

La fama de su primera etapa como rapero casi lo destruye y, aunque ha cambiado mucho, su relación con los seguidores sigue siendo un reto. "Va por altibajos, es un aprendizaje. Sigo a Cristo y él era humilde, así que lo que trabajo es la humildad y el equipo, la familia y los amigos te hacen tener los pies en el suelo", asegura.

Esa relación con el público, aunque difícil, es fundamental porque Grilex se considera "un peón de Dios", un canal que transmite el mensaje con su música. "Sin contacto, la evangelización se puede ver mermada. Así que hay que tener contacto, sabiendo de dónde vienes y adónde vas. Mi meta es, a través de Cristo, poder llegar a los demás", apunta este joven entusiasta, elocuente y atrevido que quiere "llevar luz" a través de su música. "Dentro de mi limitación, si puedo aportar el 3 por ciento del don que se me ha regalado, voy a hacerlo, sin miedo".

Próximamente, saldrá su nuevo trabajo, Introspección, del cual se irán avanzando algunos de sus ocho temas en su Instagram, Grilexmusic y en plataformas musicales como Spotify. Antes de su primera gira por Sudamérica, a partir de septiembre y con muchos compromisos, Grilex ofrecerá conciertos en Barcelona, Valencia, Asturias, Galicia, Sevilla o Córdoba.

Etiquetas