Sociedad

LA ENTREVISTA

Susana Encuentra: "Lo macrobiótico tiene en cuenta el cuerpo y los hábitos alimentarios"

Asesora en alimentación macrobiótica y energética, imparte la conferencia hoy "Pierde peso sin dietas", en la Biblioteca de Aínsa

Susana Encuentra: "Lo macrobiótico tiene en cuenta el cuerpo y los hábitos alimentarios"
Susana Encuentra: "Lo macrobiótico tiene en cuenta el cuerpo y los hábitos alimentarios"
S.E.

HUESCA.- "Alimentación", "coherencia" y "sabiduría" son las palabras clave de la conferencia Pierde peso sin dietas, que impartirá Susana Encuentra, dedicada al asesoramiento en alimentación energética y macrobiótica. Una conferencia que tendrá lugar en la Biblioteca de Aínsa a las 19 horas y que abordará la cuestión del peso, "pero visto desde un punto de vista energético", a través de la alimentación macrobiótica que tiene otra perspectiva; es "enseñar a la gente cómo se gana peso. Son enfoques muy diferentes".

En palabras de Encuentra, "a nivel energético los alimentos están divididos en tres categorías, el extremo ying, el extremo yang y otros que están de centro". Según esta experta en alimentación macrobiótica, la alimentación que llevamos a diario de manera habitual está basada en una alimentación de extremos "y equilibramos comiendo de esa manera", explica.

La alimentación macrobiótica se basa en mantener este equilibrio pero mediante la ingesta de alimentos ya equilibrados. "Esto hace que nuestro cuerpo, el hígado o el riñón, no tenga que asumir tanto trabajo a la hora de depurar los alimentos, pues los macrobióticos no llevan tanta toxicidad para nuestro cuerpo y se asimilan mejor", explica. En su propuesta da importancia a la información, especialmente "qué energía me aporta a mí el alimento y qué es lo que yo necesito en ese momento".

Se tiene en cuenta la constitución física de cada persona -"el cuerpo y la condición física"- y los hábitos de alimentación y vida. "Según cómo estoy yo a nivel de constitución y condición y según la información del alimento, le digo a la gente qué alimentos son los más adecuados, pero no en base a proporciones, porque cada persona es un mundo y no hay una dieta estándar", explica. En este tipo de alimentación "el concepto de dieta no existe".

La alimentación macrobiótica propone una vuelta a los orígenes, a "cómo se alimentaban antiguamente las generaciones pasadas, en lo que todo era integral y no estaba procesado". Una palabra cuyo significado es el de "gran vida", que proviene de oriente, donde lleva muchísimo tiempo y se basaba en la observación "de la reacción que los alimentos tienen en mi cuerpo, vitalidad, tranquilidad, etc".

Una alimentación que, en el caso de la cultura occidental, "acude a cereales integrales, verduras, algas o endulzantes de origen natural" y procesos de elaboración como los "fermentos", por ejemplo. "Se trata de transmitir unas pautas muy simples y luego poder llegar hasta donde se quiera. Todo lo que viene de un grano tiene vida. Recuperar lo que antiguamente se hacía, como formas de cocinar basadas en hervidos y escaldados, y saber también cómo combinar los alimentos, por ejemplo nunca combinaría una legumbre con fruta porque generan demasiadas flatulencias".

Etiquetas