Sociedad

ALTOARAGÓN ECONÓMICO

Aida Ribalta: “Es esencial la labor de equipo, son mi pulmón y las dos manos”

La barbastrense es directora de Recursos Humanos de Aristocrazy Grupo Suárez, cadena de joyerías

Aida Ribalta: “Es esencial la labor de equipo, son mi pulmón y las dos manos”
Aida Ribalta: “Es esencial la labor de equipo, son mi pulmón y las dos manos”
Á.H.

BARBASTRO.- Aida Ribalta, barbastrense de 37 años, es directora de Recursos Humanos de Aristocrazy Grupo Suárez, cadena de joyerías con 75 años de historia desde que los hermanos Emiliano y Benito abrieron la primera tienda en 1943. En la actualidad, Aristocrazy tiene cien puntos de venta entre España y varios países, 150 tiendas si se refiere al Grupo Suárez. La aportación de conceptos distintos al mundo de joyería habitual está entre las claves exitosas del negocio en la trayectoria de esta empresa familiar que ha apostado por "acercarse" a la clientela con un tipo de joyería específico.

El proyecto despertó el interés de Aida, que tras su etapa profesional en la multinacional Sephora, donde estuvo ocho años, optó por el cambio de trabajo y de sector, "compartir el tiempo con Emiliano Suárez cuando en reuniones de trabajo es privilegio y máster para una joven como yo porque es un aprendizaje constante al lado de quien tiene más de 70 años y está en el día a día del negocio. Es una experiencia de vida".

Las claves, para ser directora de Recursos Humanos, "se basa en la plena dedicación al trabajo eso lo tengo claro desde que entré en el programa de jóvenes talentos de una empresa de gran consumo donde nos formaron para jefes de área. De ahí pasé a directora regional de Sephora y después a directora de Recursos Humanos de la empresa en Portugal durante dos años en Lisboa" Recuerda que "no sabía ni una palabra de portugués, marché de un día para otro porque surgió la oportunidad y apliqué la constancia en el trabajo necesaria para llevar las cosas hasta el final. Es fundamental la pasión personal en cada proyecto y rodearte de buen equipo de colaboradores". En esencia, su labor en Aristocrazy consiste en "establecer las políticas de Recursos Humanos tanto en contratación como en desarrollo e igualdad. Somos un 94% de mujeres e integrar al hombre en sector tradicionalmente femenino es interesante".

Además, "se consiguen datos buenos como el 68 % de promoción interna porque primero buscamos dentro y promocionamos a la gente a puestos de dirección en tiendas y oficinas a través de nuestros propios colaboradores. Y para conseguirlo es necesario tener políticas de formación y de desarrollo muy fuertes. En la empresa estos conceptos están claros y los resultados son satisfactorios".

Hasta ahora, "la experiencia es satisfactoria, la labor de equipo es esencial, son mi pulmón, el corazón y las dos manos, sin ellos no sería casi nada. Por otra parte, está el compromiso adquirido con la familia Suárez que se basa, fundamentalmente, en hacer bien las cosas. En mi caso he notado diferencias esenciales entre la etapa anterior en la multinacional y la actual en el ámbito de un grupo de marca calificada propia de una de las sagas más importantes en el sector español de joyería que tiene en Juan Suárez su director creativo. En el ámbito familiar el concepto de colaboración está muy claro con todos, en mi caso concreto el grado de compromiso y lealtad son elevados".

Resalta que "en mi trayectoria profesional es la primera vez que mi jefe es más joven que yo pero Juan es brillante porque te da libertad, te inspira y en muchas ocasiones te da la vuelta a lo que piensas, a que en tres frases desarrolles tu creatividad y establezcas las políticas necesarias. Es un jefe extraordinario que te da la mano".

Respecto a la responsabilidad de una joven como Aida para el desarrollo de su desempeño, "es complicado si sufres mucho y te llevas los problemas a casa, sobre todo mi objetivo es que los colaboradores estén contentos y trabajen al máximo. Se trata de que sean felices y vean en Aristocrazy la oportunidad ideal para desarrollar los mejores años de su carrera y que sean los más gratificantes posible". De todas maneras, no se considera una joya, "en absoluto, para nada. Trabajo lo mejor posible".

"EMBAJADORA DEL SOMONTANO"

Las "escapadas" a Barbastro para ver a la familia (madre, hermana y abuela) y a Toni (Blázquez) mitigan las tareas semanales, "Barbastro y Estadilla son mi pulmón personal. Llevo muchos años en Madrid, ya casi más que en Barbastro desde que marché para estudiar en la Universidad Complutense. Me considero buena embajadora del Somontano, recomiendo Barbastro como destino vacacional, por gastronomía, vinos, territorio. De hecho mis compras las hago más allí que en Madrid, incluso el coche y la hipoteca del piso".

Elogios a las comidas periódicas que organiza David Lafuente -compañero de Ciencias Políticas en etapa estudiantil- a la que asisten casi todos los barbastrenses residentes en Madrid, "es como tener un trozo de casa porque te encuentras con amigos y tenemos la oportunidad de compartir mesa, experiencias y cosas relacionadas con Barbastro. David es una máquina para organizar estas cosas nada fáciles en Madrid pero nos reunimos barbastrenses de dos generaciones y varias épocas. De lujo".

Etiquetas