Sociedad

TELEVISIÓN

Los límites del "para todos los públicos" de Disney+

El enfoque familiar de la plataforma deja fuera títulos como "Deadpool"

Los límites del "para todos los públicos" de Disney+
Los límites del "para todos los públicos" de Disney+
S.E.

LOS ÁNGELES.- Disney ha entrado fuerte en el mercado del "streaming" con su plataforma Disney+ en plena cuarentena pero su producto no deja lugar a contenidos más adultos, desplazados e incluso editados bajo la tradición "familiar" de la mítica factoría. Además de clásicos como El rey león, Aladdin o la reciente Frozen, Disney es un imperio del entretenimiento propietario de ficciones más irreverentes y adultas como Padre de familia, Deadpool y la distópica El cuento de la criada, que no han entrado en el catálogo de su flamante servicio.

A pesar de que la factoría ha ido actualizándose, su enfoque familiar, que algunos críticos tildan de "inocente" o "puritano", ha provocado que se queden fuera ciertos contenidos, pero también que haya discusiones entre los equipos encargados de producir nuevo contenido.

Cuando la empresa presentó Disney+ por primera vez, una de las noticias mejor recibidas fue que incluiría la continuación de Lizzie McGuire, una serie que marcó la adolescencia de muchos espectadores y que volvería a ser protagonizada por Hilary Duff para contar la vida adulta de su personaje, ahora con 30 años e instalada en Nueva York. La idea parecía perfecta y con éxito asegurado, pero pronto se convirtió en polémica pues al parecer, tras rodar los dos primeros episodios de la continuación, en Disney no quedaron satisfechos con el resultado y pidieron ciertos cambios que no gustaron a Duff y supusieron el despido del creador del formato original, Terri Minsky.

"Sentí una gran responsabilidad para honrar a los seguidores que, como yo, crecieron viéndose reflejados en "Lizzie". Haría un mal trabajo si limitara la realidad de una joven de 30 años para que viva según los límites de la clasificación "para todos los públicos"", aseguró la actriz en su perfil de Instagram, quien pidió expresamente que el rodaje de la ficción continúe y si resulta demasiado "adulta" para Disney+, pueda incluirse en el catálogo de la plataforma Hulu también de la compañía, adquirida por Disney en la que ha ido incluyendo aquellas producciones que no superaron ese corte "para todos los públicos" y que tras la compra de Fox su catálogo se ha llenado de series de animación para adultos como Padre de familia, Futurama y Bob"s Burgers.

Las tensiones durante el rodaje de la nueva Lizzie McGuirey se dieron con otros dos formatos: la serie High Fidelity, que acabó en Hulu, y la adaptación de la película Con amor, Simon (2018) al formato televisivo.

La excepción llega con Los Simpson, que a pesar de ser una serie de dibujos animados para adultos y con cierta crítica social, es una de las producciones de Fox que ha logrado colarse en la plataforma. Otra sorpresa es la que señalaron los espectadores: 1,2,3,... Splash (1984), película en la que Tom Hanks se enamora de una sirena interpretada por Daryl Hannah, que se emite en Disney+ con la etiqueta de "contenido editado", y con algunas escenas recortadas para evitar desnudos parciales.

Otro tema que preocupa a Disney es el cambio de valores de nuestra sociedad, que ha provocado que algunos de sus clásicos contengan guiños y detalles que bajo la mirada del siglo XXI resultan racistas y desfasados. Películas como Dumbo (1941), Peter Pan (1953) o El libro de la selva (1967) incluyen estereotipos del pasado sobre raza y género que han llevado a Disney a añadir la advertencia "este programa se presenta como se creó originalmente, puede contener representaciones culturales obsoletas".

Etiquetas