Sociedad

ENTREVISTA

Lorena Cerzósimo Sánchez: "Las personas con lupus estamos con inseguridad y miedo por la covid-19"

La vicepresidenta de Alada explica la situación y los retos de los pacientes que padecen esta enfermedad crónica autoinmune

Lorena Cerzósimo Sánchez: "Las personas con lupus estamos con inseguridad y miedo por la covid-19"
Lorena Cerzósimo Sánchez: "Las personas con lupus estamos con inseguridad y miedo por la covid-19"
S.E.

HUESCA.- Aunque en los últimos años ha ganado visibilidad gracias a la serie House y la cantante Selena Gómez, el lupus todavía sigue siendo "una enfermedad muy desconocida".

Así lo asegura Lorena Cerzósimo Sánchez, vicepresidenta de Alada, asociación aragonesa que lucha contra la patología.

Se trata de una enfermedad crónica autoinmune que no tiene cura y evoluciona por brotes, donde "el mecanismo de defensa del cuerpo se descontrola y empieza a atacarse a sí mismo", cuenta.

Los síntomas son múltiples y variados, como "erupciones cutáneas, foto-sensibilidad, úlceras en la boca, pericarditis, artritis, problemas renales, pleuritis, trastornos neurológicos o alteraciones en la sangre", una problemática que "dificulta el diagnóstico", comenta.

La patología provoca "limitaciones", algo que "cuesta aceptar" a su entorno y que incluso puede derivar en "el aislamiento social", lamenta.

El tratamiento farmacológico de las personas con lupus varía dependiendo del nivel de actividad en cada caso -"hidroxicloroquina, corticoides, inmunosupresores o tratamientos biológicos", enumera-, pero es imprescindible "la protección solar, tanto en invierno como en verano".

Para ayudar al colectivo, Alada agrupa su acción en cuatro bloques: "Servicio de atención psicosocial, orientación, apoyo y asesoramiento a familias y personas afectadas de lupus; talleres de autocuidados específicos para la mejora de la calidad de vida de las personas afectadas por esta enfermedad; actividades de difusión, sensibilización y divulgación; y actividades de ocio y tiempo libre", especifica.

La pandemia del coronavirus ha sido un duro mazazo para los usuarios. "Las personas con lupus somos más propensas a contraer infecciones, por ello, al ser pacientes de riesgo estamos con miedo e inseguridad, lo que deriva en estados de angustia y ansiedad", asevera.

Desde la asociación siguen trabajando de manera telefónica y telemáticamente, y la mayoría de las llamadas que atienden "son para preguntar cómo actuar ante determinadas situaciones", descubre.

La enfermedad también ha saltado a la palestra estas semanas porque en algunos pacientes con covid-19 se está usando el tratamiento del dolquine/hidroxicloroquina, muy utilizado para combatir el lupus.

"Aún no existe evidencia de la efectividad de ningún fármaco, pero tenemos que esperar a que los especialistas analicen los datos que han recogido", valora.

Entre los objetivos del colectivo se encuentra normalizar la enfermedad y seguir visibilizándola para que la gente se dé cuenta de que "se puede vivir con ella, siempre haciendo caso a las indicaciones de los especialistas".

"A corto plazo, uno de los retos es disminuir los efectos secundarios del tratamiento mejorando la calidad de vida", dice.

Respecto a los profesionales, el fin es "encontrar la cura", por lo que "se están realizando múltiples ensayos clínicos e investigaciones", termina.

Etiquetas