Sociedad

ENTREVISTA

Luis Oliveros Anerillas: "Que se politice una emergencia sanitaria es bastante desmoralizante"

Este oscense hace un doctorado en Suecia y afirma que en ese país, en una situación como la actual, "gobierno y oposición colaboran"

Luis Oliveros Anerillas: "Que se politice una emergencia sanitaria es bastante desmoralizante"
Luis Oliveros Anerillas: "Que se politice una emergencia sanitaria es bastante desmoralizante"
S.E.

HUESCA.- "Es mejor prevenir que acabar con una pandemia como la de 1918", dice Luis Oliveros Anerillas (Huesca, 1995), que hace un doctorado en biología celular e histología en la Universidad de Umeå, en el norte de Suecia. Él y su gente "llevamos bien" lo de la covid-19, ya que "ninguno ha sido infectado, aunque es cierto que hemos tenido pocos casos hasta ahora en la ciudad". Al preguntarle por cómo ve España, opina que "es bastante desmoralizante que se politice una emergencia sanitaria y se vuelva al típico "y tú más" español. En Suecia, gobierno y oposición colaboran en situaciones como esta".

Explica que en Umeå "no hay confinamiento estricto. El gobierno apuesta por las medidas de distanciamiento social y de limpieza e higiene extra para evitar que la enfermedad llegue a la población de riesgo. Confían en el fenómeno de inmunidad de grupo. Como tal, se espera que la población joven y adulta adquieran inmunidad en unas semanas antes de que el virus pueda alcanzar a la población de riesgo, siendo los ancianos muy recomendados a permanecer en sus casas".

En educación, "solo han suspendido las clases presenciales en bachilleratos y universidades, las cuales han pasado a formato "online". En la universidad, "seguimos yendo a trabajar, pero nos han pedido que minimicemos el tiempo que estamos en las oficinas y laboratorios".

Los sanitarios "han tenido que incrementar las medidas de seguridad para evitar contagios" y "se dice que hay falta de personal en Estocolmo y otras ciudades grandes". También aquí "se han buscado voluntarios entre doctorandos y graduados en carreras y másteres biológicos, por si esto empeora".

Por otro lado, en Umeå, "los supermercados y comercios siguen abiertos en su mayoría, pero tienen que atenerse a ciertas normas de aforo y limpieza". Lo mismo ocurre con gimnasios y zonas recreativas siguen y casi todos los restaurantes y bares "también están abiertos, incluso en ciudades mucho más afectadas, lo cual ya recibe críticas de la población". No obstante -añade Luis Oliveros-, es otra cultura, "aquí los bares son pocos y no son tan frecuentados como en España. Además, la gente es menos sociable fuera de sus círculos, lo que hace menos probable el contagio en espacios públicos".

Por prudencia, este oscense y sus amigos "no vamos ya a lugares sociales (bares, restaurantes, gimnasio, etc). Pero, al no haber confinamiento, podemos salir a dar un paseo por el bosque o por el lago de la ciudad y hacer barbacoas, algo bastante típico aquí. Las ciudades tan al norte tienen muy poca densidad de población y rara vez te cruzas con gente fuera de edificios".

Cree que "el confinamiento es un mal necesario, lo han repetido hasta la saciedad los epidemiólogos", y si se da en Umeå, "aprovecharíamos para desarrollar otros hobbies. Algunos compañeros de piso practican música con mayor frecuencia. A mí me da por el dibujo".

Etiquetas