Sociedad

PATRIMONIO

Suspendidas las Jornadas Nacionales sobre el Patrimonio eclesiástico ante la España vaciada

Se iban a celebrar en Barbastro del 22 al 25 de junio

Suspendidas las Jornadas Nacionales sobre el Patrimonio eclesiástico ante la España vaciada
Suspendidas las Jornadas Nacionales sobre el Patrimonio eclesiástico ante la España vaciada
Á.H.

BARBASTRO.- Las Jornadas Nacionales sobre el Patrimonio eclesiástico ante la España vaciada y formas de gestión cuya celebración estaba prevista del 22 al 25 de junio en Barbastro se han suspendido según informa el obispo Ángel Pérez, por la situación de crisis del coronavirus. El prelado promovió estas Jornadas en la Diócesis de Barbastro-Monzón y en la provincia de Huesca, por primera vez, gracias a gestiones realizadas con Pablo Delclaux de Muller, director del Secretariado de la Comisión Episcopal al servicio del Patrimonio Cultural de la Iglesia, dependiente de la Conferencia Episcopal Española.

El obispo Ángel tiene intención de "recuperarlas" en el año 2021 y aunque la decisión dependerá de la Comisión Episcopal, alberga "esperanzas" de que se puedan celebrar en Barbastro-Monzón. En declaraciones este periódico informó que "la reserva de 80-90 plazas en hoteles para delegados y acompañantes estaba hecha pero imperó el criterio razonable de no celebrar las Jornadas en estas condiciones".

En el claustro de Roda de Isábena estaba prevista la recepción oficial de los participantes e invitados "todo estaba organizado y definido con numerosas ponencias de especialistas de diócesis, entre ellos Ángel Noguero, delegado diocesano de Patrimonio y María Puértolas, subdirectora del Museo Diocesano.

Al mismo tiempo señaló que "era una apuesta fuerte enmarcada entre las actividades anuales de la Comisión Episcopal que preside Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla, que está al servicio de todas las diócesis y demás instituciones eclesiásticas en la tarea de conservar e incrementar el extenso patrimonio para fines religiosos y que atraen un gran interés cultural".

El planteamiento que realizó el obispo en Madrid para conseguir estas Jornadas se basó en " poner el patrimonio eclesiástico al servicio de la España vaciada, muy extendida, para que beneficie a los habitantes de localidades de todas las diócesis no solo en el ámbito rural, también en los centros históricos, en monasterios que se vacían". En este sentido "se iba a analizar la situación con objeto de buscar acciones e iniciativas y crear una red nacional para gestionar el patrimonio. El arte no debe entenderse sólo como bien material, en edificios, se hace extensivo a fiestas, costumbres populares y gastronomía, por citar aspectos".

En esta línea señaló que "el patrimonio paisajístico de la Diócesis es brutal, variadísimo, propio de un pequeño continente. Es posible y necesario sacar partido a las posibilidades para aprovechar la gran cantidad de personas que vienen sobre todo en fechas concretas. Por último recordó que "el patrimonio eclesiástico tiene finalidad litúrgica, evangelizadora y pastoral, está abierto al estudio y a la contemplación de la sociedad".

En su opinión, "el turismo religioso aumenta cada vez y llena a la gente que busca experiencias diferentes, no se trata de un simple conocimiento aséptico sino de tener vivencias. Tenemos tres ingredientes únicos, naturaleza excepcional, patrimonio artístico, nuestra gente, acogedora y próxima, además de la gastronomía" y valoró "la descentralización de estos temas hacia diócesis diferentes".

Etiquetas