Sociedad

LA ENTREVISTA

Pedro Estaún: "Picos de los Pirineos y los Alpes no se ascendieron hasta el siglo XIX"

El sacerdote y físico acaba de publicar un nuevo libro, "Una peculiar historia del montañismo"

Pedro Estaún: "Picos de los Pirineos y los Alpes no se ascendieron hasta el siglo XIX"
Pedro Estaún: "Picos de los Pirineos y los Alpes no se ascendieron hasta el siglo XIX"
S.E.

SABIÑÁNIGO.- Pedro Estaún Villoslada, sacerdote, licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid, doctor en Teología por la Universidad de Navarra y muy vinculado a Biescas, reside actualmente en Ginebra (Suiza), y acaba de publicar otro libro dedicado a la "espiritualidad" de la montaña, que lleva por título Una peculiar historia del montañismo.

Pedro Estaún explica que esta obra trata de una historia del montañismo con los que dice que son doblemente colegas suyos: montañeros y sacerdotes o pastores protestantes. "Este libro pretende aportar algunos datos de los que han participado en ello siendo sacerdotes y montañeros. Incluyo también a pastores protestantes que, sobre todo en los Alpes, lograron importantes conquistas".

Recuerda que muchos picos de los Alpes y de los Pirineos "no fueron ascendidos hasta el siglo XIX, pero fue a partir de entonces cuando científicos y montañeros comenzaron a dirigirse a ellos subiendo hasta sus cumbres. En esta tarea, noble y deportiva, intervinieron gentes de muchas condiciones y lugares".

El autor aporta historias que también pertenecen a la actualidad, y con el valor añadido de haber conocido e incluso participado junto a los protagonistas que, como él, transitan por los caminos de la montaña y la religiosidad.

Pedro Estaún, nació en Madrid pero es originario de Biescas, lleva la montaña en su sangre. Desde muy joven ha subido a muchas del Pirineo, y actualmente en Suiza, donde vive desde 2013, continúa haciéndolo en los Alpes.

Tras acabar la carrera de Ciencias Físicas y trabajar en las Islas Canarias, se ordenó sacerdote compaginando a partir de entonces sus dos pasiones: la montaña y el sacerdocio. "Y es por ello por lo que he querido escribir esta peculiar historia del montañismo", apunta.

Apasionado de este deporte y de la montaña, "mis primeras excursiones fueron al puerto de Biescas, y más tarde mis padres, al aprobar la reválida, me dejaron subir a Peña Blanca. Eso era ya una gran ascensión, una montaña emblemática para los de Biescas".

El sacerdote dice que tenía previsto viajar ahora a la localidad pelaire, "pero no es posible; iré lo antes que pueda. De momento, continúo en Ginebra pero acordándome de allí".

Etiquetas