Sociedad

Inmaculada Murillo: "Cada vez hay más necesidad por culpa del desempleo"

La presidenta de la asamblea de Cruz Roja Graus-Ribagorza hace un balance de estos dos meses de lucha contra el coronavirus

Inmaculada Murillo: "Cada vez hay más necesidad por culpa del desempleo"
Inmaculada Murillo: "Cada vez hay más necesidad por culpa del desempleo"
S.E.

GRAUS.- Con el traslado de regreso a la residencia de mayores de Campo del último recuperado de covid-19 desde Yéqueda, la asamblea de Cruz Roja Graus-Ribagorza cerró la pasada semana un primer ciclo de su trabajo en la crisis enfocado, principalmente, a lo sanitario. En estos momentos y de forma creciente, cubrir las necesidades básicas de numerosas familias, siempre en coordinación con los servicios sociales de la Ribagorza, es lo prioritario, explica la presidenta de la asamblea, Inmaculada Murillo. "A mediados de abril, entramos en una segunda fase. El tipo de actividades ha evolucionado y, sobre todo, estamos haciendo el reparto urgente de alimentos para familias vulnerables".

Murillo recuerda como la covid-19 paró en seco la actividad ordinaria de Cruz Roja. "Comenzamos con el servicio de transporte sanitario ante los positivos registrados en las residencias de Campo y Castejón de Sos. Teníamos que trasladarlos a Yéqueda. La semana pasada se hizo el traslado de retorno a Campo de la última persona que había bajado a recuperarse", relató.

En esos primeros compases, Cruz Roja gestionó en Ribagorza la elaboración de equipos de protección. "Ante la falta de material, creamos un grupo de voluntarios para confeccionar mascarillas y batas. Logramos muy buena respuesta y hemos tenido mucho aprovisionamiento". Paralelamente, y con el proyecto Responde, se atendieron inquietudes y llegaron las primeras demandas de ayuda. "Ha habido muchas llamadas. De todo tipo, desde peticiones de ayudas urgentes como alimentos o medicamentos, a dudas que surgían en la crisis", indicó.

Cruz Roja Graus-Ribagorza contactó con buena parte de sus 1.070 socios, especialmente mayores. "Hemos hecho llamadas a sus domicilios interesándonos por su estado de salud, sus necesidades, por cómo llevaban el confinamiento e intentando marcar pautas higiénicas".

En función de la demanda, realizaron reparto de medicinas en casos específicos desde el Hospital de Barbastro a domicilios particulares y a residencias hasta que, a mediados de abril, lo prioritario pasó a ser el reparto de alimentos. "Lo hacemos a través de vales para gastar en Graus. Llegan muchas demandas que se van distribuyendo entre Cáritas, Comarca y Cruz Roja. Cada vez hay más necesidad por problemas de desempleo y creemos que se va a prolongar", lamentó, agradeciendo al Ayuntamiento la ayuda de 1.200 euros realizada en base a un convenio destinado a continuar ayudando a las familias en riesgo.

El programa de apoyo a jóvenes se ha reestructurado. "Estamos entregando tarjetas SIM en colaboración con la escuela de Graus. Hemos detectado problemas de los chicos con las conexiones de internet para acceder al material educativo. Esperamos tablets para familias".

Murillo agradeció expresamente el trabajo de técnicos, voluntarios, conductores y colaboradores por "el cariño" con el que han trabajado estos meses.

Etiquetas