Sociedad

OBITUARIO

Consternación por el fallecimiento de Manuel Sarasa: “En sus manos estaban las esperanzas de miles y miles de personas”

Ayerbe y el mundo de la investigación y la salud expresan la dimensión del investigador

Consternación por el fallecimiento de Manuel Sarasa: “En sus manos estaban las esperanzas de miles y miles de personas”
Consternación por el fallecimiento de Manuel Sarasa: “En sus manos estaban las esperanzas de miles y miles de personas”
P.S.

HUESCA.- Dolor, tristeza y reconocimiento en las reacciones desde distintos ámbitos al fallecimiento de Manuel Sarasa.

El alcalde de Ayerbe, Antonio Biescas, se dirigía a Mamel Sarasa, "como era conocido por sus amigos y vecinos". En el plano profesional, "uno de los investigadores españoles con más recorrido y prestigio de los últimos años". En el de su grandeza humanística, "una persona cercana, humilde, trabajadora y amante de su pueblo natal, donde pasaba largas temporadas disfrutando con sus familiares y amigos de sus calles y plazas".

Recogía el pesar de la villa. "Ha sido una triste pérdida". Pero agregaba la dimensión universal del científico. "En sus manos estaban las esperanzas de miles y miles de personas que esperaban con ilusión que Manuel y su equipo lograsen una vacuna para frenar el alzhéimer".

Imprescindible para el primer edil enlazar con la otra gran figura. "El legado y trabajo que nos deja, como ya hiciera nuestro otro ilustre vecino Ramón y Cajal, es de dimensiones tan grandes como su ilusión y valentía". "En Ayerbe no te olvidaremos y tu pueblo siempre te estará enormemente agradecido por haber sido parte de tu imborrable historia, de tu excelente carrera y de tus más grandes sueños".

El presidente de Grífols S.A., Víctor Grífols Roura, expresó su admiración. "Un gran investigador que hizo de la lucha contra el alzhéimer su forma de vida. Manuel Sarasa estaba determinado a encontrar una vacuna y un test contra el alzhéimer cuando los caminos de Grifols y Araclon se unieron. Ha sido un privilegio haberle conocido personalmente y un orgullo haber contado con su conocimiento y experiencia. Su trabajo y pasión por la ciencia dejan una profunda huella en nuestra compañía. En Grifols seguiremos adelante para combatir esta enfermedad devastadora y hoy, gracias a grandes hombres como él, estamos más cerca de conseguirlo".

Conmovido, el presidente de la Real Academia de Medicina, Luis Miguel Tobajas, recordaba el ingreso de Sarasa 2 de octubre de 2014, con el título "Anatomía de la enfermedad de Alzheimer", "primoroso discurso". Fue un "académico ejemplar y una persona comprometida", en cuyo carácter destaca su vitalidad y la sonrisa que le definía. Hoy despedimos a un excelente Académico y mejor persona si cabe. Estamos de luto pero como decía Cicerón: "La vida de los muertos está en la memoria de los vivos". "Los que hemos quedado te recordaremos siempre y tu recuerdo está y estará en nuestros corazones".

Manuel Gascón, decano de la Facultad de Veterinaria, se refirió como un pionero y destacó su "calidad como investigador" y su "dedicación" como profesor.

El presidente de Alzheimer Huesca, Francisco Javier Lasierra, apenas podía contener sus sensaciones. "Sobrecogido por la muerte de Manuel, vienen a mi memoria las ocasiones en las que hemos compartido la evolución de su investigación. Y vienen sobre todo recuerdos de la época de estudios en Huesca. Y no sólo con él sino por motivos laborales con su padre Antonio y sus hermanos. Y aún más por la relación entre nuestros padres en Ayerbe hace mucho tiempo. Esta relación con la persona y el investigador hace que me resulte muy difícil aceptar la situación". Lasierra concluía con una certera sentencia: "Es, era un genio y será muy difícil reemplazarlo. No quiero olvidar a Irene a la que envío el más cálido de los abrazos".

El Club Rotary de Huesca le concedió la Distinción Rotaria del año 2013. "Tuvimos la suerte de conocer mejor su trabajo a través de la conferencia que impartió el 20 de mayo de 2013, previa a la entrega del galardón y su personalidad en el encuentro posterior, de la que todos guardamos en recuerdo muy especial". El presidente del club, Santiago Alastuey Pérez, quiere, "a través de estas líneas, transmitir a su familia y allegados, el pesar de los socios del club por esta inestimable pérdida".

En 2014, fue nombrado Socio de Honor de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Su presidenta, Rebeca Santolaria, hija del gran guardián de la fortaleza y amigo de Manuel, José Antonio, preside actualmente la organización y asegura que el reconocimiento fue "más que merecido por toda su labor científica en su lucha contra el alzhéimer pero también por su apoyo incondicional para que el castillo de Loarre tuviera un mayor reconocimiento dentro y fuera de la frontera española".

"Siempre que podía se acercaba hasta la muralla del castillo para en uno de sus rincones recobrarse de energía, tal y como él decía", añadió, y concluyó con el reflejo de la tristeza que se cierne sobre el monumento. "Hoy las murallas del castillo lloran con nosotros".

El médico psiquiatra Javier Olivera Pueyo aseguró que Sarasa siempre le suscitó admiración y respeto. "Tener la valentía de implicarse en un proyecto de investigación sobre una de las enfermedades más complejas y más desagradecidas de toda la medicina habla de la grandeza de nuestro paisano".

"El fallecimiento de Manuel Sarasa ha supuesto un vacío que nada ni nadie podrá ocupar", manifestó Guillermo Pascual, ex director médico del Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen de Zaragoza, y apuntó que el científico "llenó de esperanza" a los familiares de personas con alzhéimer y de su "entusiasmo creativo". Además, destacó su cercanía constante y su servicio a la sociedad "de manera ejemplar".

"Yo no te olvidaré y, no lo dudes, mis pacientes se van a beneficiar de tu legado en el conocimiento y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Gracias Manolo", expresó sentido el neurólogo Miguel Goñi.

Etiquetas