Sociedad

DE CERCA

Roberto Cifuentes: "Me gusta el ajedrez posicional y activo, nada de medias tintas"

Ajedrecista, profesor y entrenador, ostenta el título de Gran Maestro Internacional de ajedrez

Roberto Cifuentes: "Me gusta el ajedrez posicional y activo, nada de medias tintas"
Roberto Cifuentes: "Me gusta el ajedrez posicional y activo, nada de medias tintas"
S.E.

¿Cuántas partidas de ajedrez ha jugado durante esta cuarentena?

-Ya he perdido la cuenta. Al menos 20 partidas diarias, ya puedes calcular.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

-Siempre he escuchado que la sonrisa abunda en la boca de los tontos, así que esta pregunta me deja perplejo.

Siendo un juego tan mental ¿qué importancia tiene el lenguaje corporal en el juego del ajedrez?

-Es fundamental, el ajedrez muestra el carácter de las personas y si añadimos los gestos, el conocimiento de nuestro adversario es total.

Genio y figura. ¿Se identifica usted?

-Hasta la sepultura. Espero que sí.

Se habla de auge del ajedrez durante esta cuarentena? Como valoraría la actividad entre las y los jugadores oscenses?

-Desorbitado, pero fantástico. Muchos sufren de la crudeza actual, el ajedrez nos ayuda a olvidar.

Bajo una clasificación general de las jugadas, como de desarrollo, de ataque o de defensa, ¿qué jugada de ajedrez prefiere y por qué?

-Me gusta el ajedrez posicional y activo, nada de medias tintas.

¿A quién le haría usted sin dudarlo la reverencia?

-Soy humanista, creo y respeto al ser humano.

¿Qué lugar ocupa el ajedrez en el imaginario colectivo y cuál, en su opinión, debería ocupar como forma de aprendizaje tanto a nivel táctico como estratégico?

-En las escuelas es un complemento educacional. En la mediana edad es una actividad de ocio y competitiva formidable y en la vejez, un compañero fiel.

¿La hipocresía cotiza al alza o a la baja?

-Según el campeón mundial Emanuel Lasker (1868-1941): "Frente al tablero de ajedrez, la mentira y la hipocresía no sobreviven mucho tiempo.

¿Cuál es la partida más significativa de su vida?

-Aún estoy en ello. Tengo varias partidas candidatas pero hasta que no deje de jugar no me puedo decidir por alguna de ellas.

¿Es usted PSI (Persona Sobradamente Informada)?

-Informado. Ni me sobra ni me falta.

¿A qué se hubiera dedicado si no hubiera sido ajedrecista?

-El ajedrez llena todas mis ambiciones, es mejor no pensar en lo que no he sido.

¿Es usted más de esperar o de reaccionar a las primeras de cambio?

-Mi actitud es como cruzar un paso ferroviario. Paro, miro, escucho y actúo. Y en ese orden.

¿Cuál es la previsión de futuro que se tiene para la vuelta a torneos presenciales de ajedrez?

-Difícil de momento. ¿Cómo se puede jugar ajedrez con un adversario que está a menos de un metro de tu barbilla?.

¿A qué perfil de personas, por características, perfil, etcétera, le recomendaría aprender ajedrez?

-A todo el mundo. Al jugar partidas de ajedrez tendríamos poco tiempo para destruir lo que nos rodea.

¿El ejercicio físico está sobrevalorado?

-Creo que es un mal necesario.

Un consejo a quienes se quieran iniciar en este juego.

-Se puede encontrar información del ajedrez en muchos sitios. Si tras unas semanas de aprender a mover las piezas empiezas a soñar con ajedrez es porque la diosa Caissa te ha elegido. Y si no es así, hay muchas otras cosas entretenidas en la vida.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

-Si me gusta algo o me llama la atención, trato de comprenderlo profundamente lo más que pueda. Por ejemplo, hace unos años me llamaron la atención temas biológicos y el ADN, tratando de descubrir si los genios nacen o se hacen. Me metí a estudiar libros de biología, soy un fanático de la Historia, de la época del Renacimiento y los griegos. Me gusta leer algo que me perfeccione como ser humano y pueda brindar esa experiencia y aplicarlo a la enseñanza del ajedrez.

¿Cuáles son sus criterios de selección de las personas?

-Mi circulo cercano es como un punto. No tengo muchos amigos aquí. Desde 1990 hasta el 2000 viví en Holanda. Llegué a Huesca en el 2000 y entré de la mano de mi mujer. Mi círculo son mis alumnos.

Etiquetas