Sociedad

LA ENTREVISTA

Santiago Morata: "Fueron médicos quienes me dieron la idea para la novela"

En su nueva obra, "El ADN del diablo", el autor aragonés aborda el tema del vampirismo entendido en su forma más moderna

Santiago Morata: "Fueron médicos quienes me dieron la idea para la novela"
Santiago Morata: "Fueron médicos quienes me dieron la idea para la novela"
S.E.

HUESCA.- Santiago Morata acaba de publicar El ADN del diablo. El argumento de este libro lleva a quien decida adentrase entre sus páginas a la persona de un policía que sufre un terrible accidente de tráfico del que se recupera milagrosamente.

Al protagonista "le encargan un caso que nadie cree: unos supuestos zombies vistos en Madrid. Hasta ahí puedo contar sin hacer "spoiler" pero no es de zombies. Es de vampiros, pero diferente a lo que acostumbramos. Nada de cruces ni ajo", explica el autor.

La historia se sitúa en la actualidad, "aunque tiene retazos de pasado que hay que ambientar, e investigaciones de los personajes, como quién es el diablo", explica el aragonés, autor de El espía del Prudente o La hija de Ra.

En la descripción de la novela se asegura que está basada en hechos reales, y Morata confirma, "fueron médicos los que me dieron la idea para la novela". Hay varios hechos. El primero, que una célula cancerosa es inmortal. El segundo, que "al igual que los gobiernos gastan contra reloj fortunas para vacunas, millonarios cuyo tiempo de vida se agota han sufragado investigaciones casi ridículas basadas en la premisa anterior en busca de alargar la vida y la inmortalidad".

El autor hace referencia a investigaciones sobre trasplantes de sangre de niños en ancianos, que "están de moda. Hay mucho más, y todo es real. También hay personajes absolutamente reales como el jefe de los exorcistas de París. Incluso algunas de las escenas esotéricas son reales".

Cuando se le pregunta por la naturaleza del rol de protagonista, Morata explica cómo en las novelas de vampiros, asegura, "siempre se dice que los mejores guerreros entablan las batallas más duras. Aquí el protagonista es un hombre mediocre. Alguien normal. Un cualquiera, que sufre una evolución física y sobre todo mental". Y añade: "Mis personajes son así, humanos con sentimientos que se enfrentan a pruebas inhumanas".

El ADN del diablo aborda el vampirismo entendido en su forma más moderna. "Pregúntate qué es si no una infección vírica que se contrae por la sangre", reflexiona el autor sobre los temas universales que aborda la novela, "la búsqueda de la inmortalidad y los conflictos internos de los personajes. Que el lector se cuestione la existencia de Dios a través de la del diablo, mucho más palpable y notoria".

A Santiago Morata le ha llevado un año terminar la novela. Asegura que "la novedad" respecto a su carrera es que, en esta ocasión, "lo escribí por puro placer cuando no pensaba volver a hacerlo, y esa diversión se ve reflejada en las páginas, según dicen los lectores".

Unos lectores que, promete, "se van a enganchar y no van a poder soltar la novela. Hay emociones fuertes, puntos de novela negra, de terror gótico pero en la actualidad. Las críticas son unánimes. Se lee de un tirón".

Etiquetas