Sociedad

ENTREVISTA

Eric Iván Guardamino Anhuaman: "Los fallecidos por la covid-19 se descartan como donantes"

El presidente de Alcer Huesca habla sobre la situación actual de los enfermos del riñón

Eric Iván Guardamino Anhuaman: "Los fallecidos por la covid-19 se descartan como donantes"
Eric Iván Guardamino Anhuaman: "Los fallecidos por la covid-19 se descartan como donantes"

HUESCA.- "El gesto altruista de la donación es el gesto más solidario que se puede tener con otras personas, por eso nuestro lema es "Donar es Amar"".

Con estas palabras, Eric Iván Guardamino Anhuaman conmemoró esta semana el Día Nacional del Donante de Órganos, Tejidos y Células, en cuyo marco pidió que esta acción "sea continua y creciente".

"Exhortamos a todas las administraciones públicas competentes en materia de sanidad a fomentar la donación. De igual forma debemos hacer llegar este mensaje a toda la sociedad", asegura el presidente de Alcer Huesca, asociación que lucha contra las enfermedades del riñón.

En 2019 se registraron cuatro donantes en la provincia oscense, pero hay que tener en cuenta que las cifras proporcionadas anualmente "no reflejan el número exacto de residentes donantes de la zona, ya que muchos donantes por su gravedad son derivados a hospitales de Zaragoza y cuando la familia del paciente decide donar, es el hospital donde sucede el hecho el que añade un donante más a su lista anual", matiza.

Los pacientes del Alto Aragón integran "una única lista de espera" en toda la Comunidad, donde "117 personas están esperando para recibir un trasplante renal", informa.

En los últimos años, la situación de los enfermos ha mejorado considerablemente. "La medicina y la tecnología no se detienen, los pacientes de hoy en día reciben una mejor diálisis que años atrás", confirma el presidente de Alcer.

Guardamino explica que existen dos terapias: "El trasplante es el mejor tratamiento renal sustitutivo que existe, pero también tenemos la diálisis en dos modalidades; hemodiálisis (se recibe en el hospital) y diálisis peritoneal (se realiza en casa)".

Una vez que los pacientes reciben el trasplante, el mayor cambio "es que te olvidas de conectarte a una máquina", celebra.

"Con el tiempo puedes dedicarle nuevamente tiempo a tu familia o aficiones, pero eso no significa que dejes de ser un paciente renal, simplemente cambian tus cuidados", matiza.

A la pregunta de cómo está afectando la crisis del coronavirus al colectivo, el presidente de Alcer contesta que ha tenido graves consecuencias.

"Desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo, la actividad de donación y trasplante se ha reducido de forma sustancial, afrontando una caída de hasta el 85 %. Los casos confirmados de fallecimiento por covid-19 se descartan como donantes, ya que se desconoce si la enfermedad se transmite a través del trasplante", comenta.

Pero esta situación no ha parado la labor de Alcer, que es muy intensa: "Damos información nutricional, sobre minusvalías y pensiones, sobre la insuficiencia renal crónica; apoyo psicológico a los enfermos y sus familias, convivencias para los pacientes, gestión de plazas de diálisis en vacaciones, asesoramiento de últimas voluntades y elaboración del Carnet de Donante".

Etiquetas