Sociedad

ENTREVISTA

Fernando Alvira Banzo: "El legado que dejamos es una forma de trabajo basada en los acuerdos"

El docente y artista acaba de dar por concluida su intensa labor como director del Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA)

Fernando Alvira Banzo: "El legado que dejamos es una forma de trabajo basada en los acuerdos"
Fernando Alvira Banzo: "El legado que dejamos es una forma de trabajo basada en los acuerdos"
R.G.

HUESCA.- Fernando Alvira Banzo asumió la dirección del Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA) en enero de 2000 con la misión de defender el patrimonio cultural de la provincia, así como el estudio e investigación, los recursos y la divulgación del sector en el territorio.

"Haber dirigido el IEA en un periodo en el que las posibilidades presupuestarias han vivido un momento dulce, con total apoyo económico de la Diputación y gozando de una absoluta independencia a la hora de planificar la actividad supervisada por el Patronato, ha ayudado a que pueda presentar veinte años después un balance satisfactorio en el cumplimiento de esos objetivos, que se han cumplido en una parte importante", asegura el oscense, que hace unos días decidió dar por concluida su intensa labor en el cargo.

Este resultado tan positivo no hubiera sido posible "sin el esfuerzo diario de la docena de trabajadores del IEA" y el de los muchos que de forma voluntaria "aportamos nuestros conocimientos desde distintos puestos del organigrama -subdirectores, directores de área y de publicaciones, asesores-", más "los centros de estudios asociados que aumentan con sus actividades y publicaciones el logro de los objetivos", enumera.

En lo personal le ha agradado compartir esta experiencia con sus compañeros y poder tratar "a muchas de las personalidades de diversos campos de la cultura que han presidido comités científicos en congresos y dictado charlas" sobre grandes figuras. "La lista sería interminable, pero no puedo dejar de mencionar lo determinante que ha sido para mí poder contar con Alberto Gil Novales, paradigma de la modestia intelectual que envuelve a los intelectuales verdaderamente importantes", agrega.

Del plano profesional destaca "el ambiente extraordinariamente apacible del entorno y las posibilidades de la biblioteca científica del Instituto", que le ha ayudado "a completar trabajos de importancia" en su carrera de profesor en la Universidad de Zaragoza, "como la tesis doctoral centrada en el pintor jesuita oscense Martín Coronas Pueyo", afirma el también artista.

De la multitud de vivencias acumuladas durante 20 años se queda con "oír el San Lorenzo, San Lorenzo con todos los registros abiertos del órgano en la catedral de Sheffield, tocado por el biógrafo de Sender, Jesús Vided, y acompañado en la impresionante nave central por otro monegrino, el doctor Gascón. Es una de las anécdotas que no podré olvidar mientras viva".

"El legado que dejamos quienes hemos formado parte del IEA en los últimos años es lo útil que resulta para la conservación del patrimonio altoaragonés una forma de trabajo basada en la búsqueda de acuerdos. Me gustaría que me recordaran como inquiridor de esa forma de trabajo", desea Fernando Alvira, que termina valorando positivamente la labor del nuevo director del organismo, Alberto Sabio, a quien considera un sucesor perfecto.

Etiquetas