Sociedad

LA ENTREVISTA

Santi Lleida: "El festival solo tenía sentido con condiciones similares de aforo"

El director artístico de Clásicos en la Frontera confirma la suspensión de la cita musical en la Comarca de la Ribagorza

Santi Lleida: "El festival solo tenía sentido con condiciones similares de aforo"
Santi Lleida: "El festival solo tenía sentido con condiciones similares de aforo"
E.F.

GRAUS.- El Festival de la Ribagorza Clásicos en la Frontera, que debía celebrar su vigésimo cuarta edición entre el 18 de julio y el 30 de agosto, ha sido finalmente suspendido. Su director artístico desde 2012, Santi Lleida, ha comunicado una decisión pospuesta al máximo y adoptada en base a criterios de salud pública, rentabilidad social y nivel de calidad de las propuestas musicales.

"Hemos apurado hasta el final para ver si conseguíamos mantenerlo, pero ha sido una decisión conjunta. El festival solo tenía sentido si se celebraba en condiciones similares de aforo y, como no se podían dar todas las circunstancias, hemos optado por suspenderlo", explica Lleida, quien agrega que no se barajó un cambio de calendario. "No cabía el aplazamiento porque no hay turismo aquí en otras fechas y el festival está ligado a la oferta turística dando a conocer el rico patrimonio a través de la música clásica", detalla, aludiendo a una de las características de esta cita que utiliza espacios arquitectónicos emblemáticos gracias a la colaboración del Obispado Barbastro-Monzón con los Ayuntamientos de Graus, Benabarre, Isábena, El Grado, La Puebla de Castro, Castanesa, Beranuy, Secastilla y Lascuarre.

Los conciertos del pasado año congregaron a más de 6.000 personas, superando ligeramente la cifra del 2018. El aforo permitido este verano sería del 50 por ciento y no garantizaría la rentabilidad social suficiente. "Se ha hecho también por un sentido de la responsabilidad, de amortizar la inversión que supone este festival y, al poder llegar solo a la mitad del aforo, no sale rentable en estos tiempos", considera Lleida.

La falta de ensayos conjuntos de los músicos ha sido otro factor a la hora de tomar la decisión de suspender el Festival de la Ribagorza. "Las agrupaciones necesitan ensayar juntas. Es verdad que son grandes profesionales y con los ensayos individuales adelantan mucho el trabajo, pero el último matiz requiere de esos ensayos y todo se nota al salir a escena", a juicio de Lleida, para quien los medios telemáticos domésticos restan efectividad a ensayos y clases. "No estamos preparados para eso. Las clases ya son difíciles, así que un ensayo a esos niveles no se concibe", argumenta como profesor del Conservatorio Miguel Fleta de Monzón desde el año 2001.

En cualquier caso, Lleida confía en aprovechar parte de las gestiones realizadas. "El trabajo no es en balde. Estaba todo perfilado y solo faltaba firmar los contratos. De cara a la siguiente edición, hay algunos que podrán venir y otros que no, ya que hay orquestas que contratábamos a la par con otros festivales de España y Europa aprovechando sus giras y cuadrando fechas, en circunstancias que probablemente el año que viene no se den. También habrá casos de grupos que van a desaparecer para realizar otro tipo de conciertos", concluye, agradeciendo la colaboración de Diputación de Huesca, Comarca de la Ribagorza y Gobierno de Aragón.

Etiquetas