Sociedad

DE CERCA

José María Pérez Jarne: "El coleccionista se hace, pero algo debe haber en los genes"

"La joya del museo es la camiseta del campeón de España de 1927. Es de lo que más llevo a las exposiciones"

José María Pérez Jarne: "El coleccionista se hace, pero algo debe haber en los genes"
José María Pérez Jarne: "El coleccionista se hace, pero algo debe haber en los genes"
R.G.

¿El coleccionista nace o se hace?

-Creo que se hace, pero algo habrá en los genes, porque no es normal que esta pasión, que ya traduzco en enfermedad, se adquiera. Posiblemente, sea algo genético.

¿Cómo surge el museo?

-En 1967 y 1968, íbamos a ver la Clásica de Sabiñánigo y recogíamos botes por la carretera. Luego seguimos con la Vuelta a Aragón y la Vuelta a España. Lo que comenzó esta historia son los bidones y ya tengo 7.000. Al cabo de unos años, tenía una bonita colección.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

-Dar a conocer lo que tengo aquí, porque hace afición. Yo disfruto montando exposiciones y la gente, recordando el ciclismo nostálgico que tan buenos momentos nos ha dado.

¿Y qué es lo que más le irrita?

-Que los coleccionistas no seamos solidarios y casi nos peleemos por un bidón. Antes íbamos dos, ahora vamos 400 y llegamos a tener desencuentros. Otra cosa que me irrita es que el ciclista no piense en su seguridad a la hora de salir en bici. En Mayencos llevamos prendas claras y vistosas, además de las luces, para que el conductor nos vea de lejos. Me irrita la moda de que haya ciclistas con ropa negra y bici negra. No es prudente y como conductor me he llevado muchos sustos.

¿A quién le haría una reverencia?

-A muchas personas que entendieron el sentido de guardar esto y me proporcionaron prendas a las que no hubiera tenido acceso. Tengo agradecimientos para muchas personas, entre las que hay profesionales que me han donado material para que este ciclismo nostálgico no se pierda.

¿Se considera digital o analógico?

-En este confinamiento, todos los días he mostrado en Internet equipaciones, maillots, bolsas... Muchas cosas las tengo en el museo. Ha habido días con 300 y 400 "me gusta" y la gente me invita a seguir poniendo cosas. En analógico, puedo tocar las prendas, así que disfruto de las dos maneras.

¿Qué papel jugaron las nuevas tecnologías en la configuración del museo?

-Con Internet descubrí que no estaba solo. Hay un montón de coleccionistas. No en España, donde estamos poquitos, como mucho una veintena, que sobre todo se dedica al bidón o la bolsa de avituallamiento. Vi que hay mucha afición en otros países (Francia, Italia, Bélgica, Holanda...) y comenzamos a intercambiar.

¿Cuántos maillots guarda?

-Más de 1.500. Casi se me ha desbordado lo que llamo el Museo de Ciclismo del Pirineo. Muchos aficionados se quedan sorprendidos con todo el material que hay: maletines, ruedas, bicicletas, cascos, zapatillas, gorras, guantes, placas, periódicos, notas de prensa... Un sinfín de cosas detrás de las que hay muchas anécdotas que se desconocen.

¿Cuál es el objeto más preciado?

-La joya de la corona es la camiseta del campeón de España de 1927. Es de las que más llevo a las exposiciones. Entre las más veteranas, tengo una de Fagor que era de Domingo Perurena y otra del equipo Kas que llevó Sebastián Elorza. También le tengo mucho cariño a una con la que corrió Bahamontes en el equipo francés Margnat, al que le añadieron Inuri, que era una fábrica de electrodomésticos de Bilbao, cuyo dueño estaba casado con una señora de Jaca.

¿Qué prenda le toca la fibra sensible?

-Jesús Rodríguez Magro, un buen gregario de Indurain y Perico Delgado, vino a hacer la mili aquí y cogimos amistad. Hace dos años falleció. Tres días antes, me estaba firmando una serie de maillots en su taller de Alcalá de Henares. Era un buen amigo.

¿Tiene alguna espinita clavada por que se le hayan escapado prendas históricas?

-Cuando compras por pujas, a veces suben mucho el precio y no puedes adquirir algún maillot. Fue el caso de uno del Faema, un equipo puntero que tuvo a Mercks y Bahamontes.

¿Cuál ha sido el visitante más ilustre del museo?

-Rubèn Peris, el director de la Volta a Catalunya, que vino de propio, junto a su segundo. Se quedó maravillado y me manda cantidad de objetos.

¿Cuántas exposiciones lleva?

-Entre 60 y 70. Algunos años he montado 12.

Ahora, que llega el buen tiempo, ¿qué zonas de la Jacetania recomienda para pedalear?

-Al hacer la autovía, la carretera a Sabiñánigo ha quedado muy despejada, pero los arcenes siguen teniendo grava y pegotes de los camiones. Habría que tener más cuidado si queremos promocionar el ciclismo en la zona. Otra opción es la carretera a Puente La Reina, que comunica con los valles de Hecho y Ansó.

¿Y por el entorno de Jaca?

-A raíz de la pandemia, hemos diseñado excursiones por la Val Ancha y la Val Estrecha que incluyen 18 pueblos y 90 kilómetros. Hay muchas posibilidades y los recorridos se pueden hacer en familia

Etiquetas