Sociedad

DESPEDIDA

La Catedral de Barbastro acoge este viernes el funeral por Enrique Calvera

Canónigo y director del Museo Diocesano, ejerció el sacerdocio en varias parroquias

La Catedral de Barbastro acoge este viernes el funeral por Enrique Calvera
La Catedral de Barbastro acoge este viernes el funeral por Enrique Calvera
Á.H.

BARBASTRO.-Enrique Calvera (10 de marzo 1940) falleció en la noche de este miércoles en la Residencia Saturnino López Novoa (Hermanitas) de Barbastro, donde vivió desde que se jubiló hace un año. El funeral se celebrará este viernes (12:00 horas) en la catedral, de cuyo cabildo fue canónigo y titular en la parroquia de la Asunción entre otras tareas en la Diócesis de Barbastro-Monzón. Calvera conoció de cerca las estancias de la seo donde estuvo el antiguo Museo Diocesano entre los años 1978-2010 hasta el traslado de las obras al actual, donde fue director desde su apertura e inauguración, el 15 de diciembre de 2010, hasta octubre de 2019 cuando le relevó Ángel Noguero.

En su trayectoria fue delegado de Patrimonio desde 2001, año en el que sustituyó a Manuel Iglesias (fallecido), especialista en Arte Románico, y testigo de la restauración del patrimonio en numerosas iglesias. Al mismo tiempo, realizó su labor pastoral en Graus, San Francisco y Catedral en Barbastro, Albelda y Artasona, y fue consiliario de la Asociación de Viudas.

En la parroquia de San Francisco vivió su etapa más larga entre coadjutor (1965-1967) y párroco (1967-1994) durante 27 años, más de un cuarto de siglo y caso único en la historia centenaria de ese templo (1902-2002).

Calvera sobrevivió cuatro meses a su sucesor José María Garanto, que falleció el 16 de febrero de 2020. Ambos coincidieron en la Residencia López Novoa.

Autor del opúsculo sobre la iglesia de Castejón de Sos, Episcopologio de la Diócesis, publicado en Aragonia Sacra (Zaragoza, 2003) y coautor con María Puértolas del Catálogo del Museo Diocesano (2013), terminó el último tomo de Arquitectura sacra iniciado por Manuel Iglesias y fue colaborador en Arte religioso del Alto Aragón Oriental (1985) sobre iglesias románicas.

Manuel Iglesias y Enrique Calvera comparten titularidad en la plaza Sur de Museo Diocesano desde diciembre de 2019 con motivo del homenaje de Amigos del Museo como testimonio a dos sacerdotes, canónigos y amigos, que trabajaron por el patrimonio. La placa en común recuerda trayectorias paralelas basadas en la amistad y mutua colaboración desde que Calvera fue fotógrafo de Iglesias, a quien acompañó por parroquias del obispado para dejar constancia gráfica de iglesias, ermitas, obras de arte, piezas y objetos religiosos.

De su etapa en el Museo Diocesano estuvo "muy tranquilo porque ha crecido desde que se inauguró el 15 de diciembre de 2010. Tenemos un gran museo y la asociación es un soporte importante por su contribución y apoyo constante. Ahora aprovecharé el tiempo en trabajos en el museo y me prepararé para el encuentro definitivo". Desde que se retiró, tenía previsto "poner al día fichas de obras y piezas desde las primeras que se trajeron al antiguo museo en la catedral hasta el traslado al actual".

DEFENSA DEL PATRIMONIO

Así lo contó en la entrevista publicada en DIARIO DEL ALTOARAGÓN donde recordó que "las piezas están en depósito, y nunca hubo problemas con los vecinos". A diferencia de 111 obras de parroquias aragonesas depositadas en el Museo de Lérida, "esa situación la conozco de primera mano desde que el obispo Ambrosio Echebarría pensó en la delegación de Patrimonio para reclamarlas por escrito, en cumplimiento del Decreto del Nuncio Apostólico de España, en junio de 1998".

Portador de la carta, en persona, junto a Manuel Iglesias que le acompañó al obispado de Lérida sin efectos, confirmó que "no nos hicieron ningún caso, y mosén Tarragona advirtió que no entregarían ninguna obra. Así que pensé, ¡bien empezamos!... Han pasado los años, no han devuelto nada y tengo pocas esperanzas porque el Museo de Lérida cuenta con apoyos económicos y políticos de Cataluña".

Calvera participó en reuniones y comisiones previas para la devolución de los bienes, y opinó quela reclamación por vía civil fue "una decisión arriesgada pero necesaria. Nadie dirá que el obispo no haya intentado todos los caminos posibles, entre ellos el diálogo". Con antelación acompañó a Ambrosio Echebarría a "negociar", sin resultados, la devolución del patrimonio del monasterio de Sijena, cuya priora Pilar Sanjoaquín se desdijo del compromiso previo.

Etiquetas