Sociedad

LA ENTREVISTA

Sara Escuer: "El cabildo dio a la capilla la mejor plantilla musical que podía permitirse"

La directora de coro y musicóloga jaquesa publica el libro "Villancicos y cantadas en la Catedral de Jaca (siglo XVIII)"

Sara Escuer: "El cabildo dio a la capilla la mejor plantilla musical que podía permitirse"
Sara Escuer: "El cabildo dio a la capilla la mejor plantilla musical que podía permitirse"
M.F.E.

JACA.- "Al igual que el trabajo de un músico se materializa en un concierto, el de un musicólogo adquiere sentido cuando se comparte a través de una conferencia, un curso o una publicación", según Sara Escuer, autora del libro Villancicos y cantadas en la Catedral de Jaca (siglo XVIII), con el que espera "contribuir a que el conocimiento que uno adquiere día a día con su trabajo pueda servir de referencia para otros investigadores".

La obra de 300 páginas refleja el aperturismo del que hizo gala el cabildo de la Catedral de Jaca en el siglo XVIII. "Sin duda, los beneficios que obtuvo la ciudad al finalizar la Guerra de Sucesión, como reconocimiento por su apoyo a Felipe de Anjou, tuvieron su repercusión en la actividad cultural y musical", explicó la jaquesa, para la que "el cabildo, testigo del trasiego de personalidades y altos cargos políticos, militares y eclesiásticos, quiso dotar a la capilla de música catedralicia de la mejor plantilla de músicos que podía permitirse".

"Al no regirse por las normas estrictas de la música creada a partir de textos litúrgicos (en latín), los compositores de la época podían permitirse ciertas licencias", según Sara Escuer. Por ello, "el villancico (en castellano y en aragonés) facilitó las innovaciones musicales, fundamentalmente de influencia italiana, llegadas a España en las primeras décadas del siglo XVIII" y "este nuevo estilo convivió durante décadas con el heredado del siglo anterior".

Para la autora, la Catedral de Jaca esconde tesoros musicales de gran interés, como puso de relieve al defender su tesis doctoral, en 2017, tras reproducir una grabación realizada semanas antes en la capital jaquesa. "La calidad musical de aquella composición de Joseph Conejos, de 1745, tan innovadora para su tiempo, sorprendió a los miembros del tribunal, que aseguraron que la obra de este compositor merecía ser conocida y llevada a concierto", recordó.

Al leer este libro, Escuer sugiere consultar el índice general y los que incluye al final del trabajo. "A quien busque datos sobre un músico determinado, le será útil el índice onomástico", mientras que "el índice geográfico ayudará al que quiera conocer cuestiones relacionadas con una localidad concreta (Alquézar, Barbastro, Huesca, Rubielos...). "Tal vez, un investigador pueda optar por una lectura de principio a fin, aunque no es lo habitual".

Su voluntad fue "hacer accesible el estudio a un público general que esté interesado en la historia y el patrimonio cultural, musical y lingüístico de Jaca y el Alto Aragón, pero también aportar un nuevo conocimiento de carácter musicológico para un público más exigente, de ámbito científico y académico". A ello responde la organización de los capítulos.

El estudio está disponible en la librería y la web de la Institución Fernando El Católico de Zaragoza, y se encuentra a la venta en algunas librerías de Jaca, donde su presentación estaba prevista para abril, pero se pospuso por la pandemia y se espera llevar a cabo este verano.

Etiquetas