Sociedad

SOLIDARIDAD

Cáritas-Jaca alerta del impacto de la crisis en los más pobres

La demanda de ayuda para familias se multiplicó en el último trimestre

Cáritas-Jaca alerta del impacto de la crisis en los más pobres
Cáritas-Jaca alerta del impacto de la crisis en los más pobres
R.G.

JACA.- Cáritas Diocesana de Jaca asegura que "este año se está viendo marcado por la aparición del coronavirus" y solicita el apoyo de los ciudadanos, porque los efectos de la pandemia "están afectando de lleno a la sociedad y especialmente a las familias que venían participando en nuestros proyectos y cuyas circunstancias ya tenían problemas para lograr un proyecto de vida, un trabajo digno y una vivienda".

En concreto, existe en Cáritas preocupación por "los olvidados", entre los que incluyen a "niños sin acceso a las nuevas tecnologías que van a ver retrasada su educación, trabajadores precarios y poco preparados que se van a ver muy afectados, familias que ven reducidos sus ingresos y que no llegan a pagar sus suministros básicos, refugiados y migrantes en situaciones legales transitorias".

"Con nuestro apoyo, vamos a intentar que no se queden atrás", aseguran desde Cáritas Diocesana de Jaca, que reconoce que "algunos proyectos que se pretendían realizar durante este año se han paralizado", a causa de la pandemia, que "ha hecho necesario incrementar las acogidas y los acompañamientos, respondiendo a una demanda que se ha multiplicado".

Durante el pasado mes de junio, el obispo de Jaca y Huesca, Julián Ruiz; el director de Cáritas Diocesana de Jaca, Marcos Lera; y el párroco local Fernando Jordán presentaron la memoria de 2019 de la organización solidaria jacetana, que contó con 584 socios y 90 donantes en el último ejercicio. Entre su personal, hay dos trabajadoras sociales, una administradora y dos ayudantes en el albergue de transeúntes.

En 2019, se ingresaron 232.000 euros en recursos (109.000 procedentes de donativos y campañas de captación) y se emplearon 311.000 euros (126.000 para acogida y atención primaria). Otra partida destacada es la de los 20.000 euros que se dedican al Barrio San Jorge en el marco del programa de erradicación del chabolismo y la infravivienda. En las viviendas adquiridas por la Fundación Thomas de Sabba (participada por Cáritas), dos familias han sido realojadas y hay tres viviendas rehabilitadas y pendientes de ocupación. Por otro lado, el programa de acogida de Cáritas de Jaca contabilizó 4.890 intervenciones: 667 en el albergue y 4.223 en las oficinas de Jaca y Sabiñánigo.

Sin contar el albergue, se prestó ayuda a 259 familias con 791 participantes (el 39% eran gitanos y el 33 por ciento eran inmigrantes). Hubo un incremento de 197 participantes (134 eran inmigrantes). Se dieron ayudas por valor de 35.700 euros, sobre todo para vivienda (17.000), microcréditos (7.000) y alimentación (7.000).

En el caso del albergue de transeúentes de Jaca, pernoctaron un total de 358 personas (341 hombres y 17 mujeres). El número de pernoctaciones fue 667.

La despensa solidaria, por otro lado, repartió 40.191 kilos de alimentos entre Jaca y Sabiñánigo.

Etiquetas