Sociedad

DOMINGO - GENTE DE AQUÍ

José Ramón López Pardo: “Mi apuesta vital siempre estuvo orientada a trabajar por lo público”

Este ingeniero agrónomo, lanzó desde París a España la alerta de las vacas locas y rechaza “la mentalidad maniqueísta buenos y malos, a la que somos tan dados en España”

José Ramón López Pardo: “Mi apuesta vital siempre estuvo orientada a trabajar por lo público”
José Ramón López Pardo: “Mi apuesta vital siempre estuvo orientada a trabajar por lo público”
N.C.

Casi toda su vida profesional ha transcurrido en la función pública, "influido quizás por el regeneracionismo de principio del siglo XX y por la despoblación del medio rural en el Alto Aragón, que lo que hoy llamamos España vaciada o vacía ya se apreciaba en los años 70 con virulencia. Esto me llevó a apostar por regenerar la provincia y mi apuesta vital siempre estuvo orientada a trabajar por la cosa pública". Quien así habla es José Ramón López Pardo (Huesca, 1951), que ha trabajado en Tragsa; el MAPA; la OCDE; el IRYDA (MAPA), y el Gobierno de Aragón; y ha sido director del IEA... "Siempre haciendo lo que te gusta, que es lo que yo valoro".

Al preguntarle de qué trabajos está más satisfecho, este ingeniero agrónomo resalta su participación en la elaboración del Programa de Desarrollo Rural de Aragón-DGA 1994-1999 -"con inclusión de los primeros fondos europeos que llegaron a España para mejorar y desenclavar la línea del ferrocarril Huesca-Zaragoza"-; en el Plan Nacional de Regadios -"había entonces una tensión en el tema del agua en España importante, con la sequia de los años 93, 94 y 95, y fue un hito porque hicimos el avance del plan de regadíos horizonte 2005, prácticamente sin datos, en 17 meses"-; en la Red Nacional de Estaciones Agrometeorológicas (actual SIAR) -"es puntera a nivel mundial"-, y las últimas cosas interesantes que ha hecho "han sido sobre innovación, un gran desafío. Cuesta muchísimo romper en Madrid las pautas ministeriales para que se entere la cosa pública de que hay que impulsar la Innovación, y se hizo. El Mapa me encargó este trabajo e incluí por primera vez todo el paquete agroalimentario en materia de innovación".

Y no se olvida de sus seis años en París. "Fue una oportunidad dorada poder estar en la OCDE como consejero de España en Agricultura, Pesca y Alimentación". Fue vicepresidente del Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos, el CIHEAM, lo que le permitió "conocer el desarrollo agrario en las dos orillas del Mediterráneo", y estando en París, además, a finales de 2000, "lancé la alerta" de la crisis de las vacas locas en España. "Estaba en casa y vi que anunciaba el ministro de Agricultura francés la declaración de las vacas locas en Francia; me fui a la oficina, envié toda la información que capté en esa noche y conseguí que a las 24 horas, con una declaración de mucho temor y aprovechando que Francia declaraba la crisis de las vacas loca, España se subiera al carro en ese momento". Y en 24 horas salió la primera vaca loca en Galicia.

De la actual crisis del coronavirus, comenta: "toda la demora en la toma de decisiones se paga". ¿Qué hacemos mal? "Esto es por falta de planificación, que es tener ideas ordenadas que ayuden a tomar decisiones. Las decisiones inteligentes se toman con conocimiento y para tener conocimientos hay que coger la información, clasificarla, ordenarla y convertirla en conocimiento, y ese conocimiento bien aplicado te permite adoptar decisiones inteligentes, cosa que no ocurre por lo general en el Estado español. En casi ninguna administración existen prospectiva, análisis, todo ese tipo de servicios están denostados porque son los listillos de la clase que están allí opinando de cosas que molestan".

En el ámbito local, de sus dos años en la dirección del IEA, subraya la creación dentro del Instituto del Centro de Estudios Senderianos y la adscripción de la Fundación Costa, así como el estudio de los recursos universitarios en Huesca, que permitió posteriormente impulsar la creación de una Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola, una idea en la que trabajó con dos grandes amigos: José Martin-Retortillo y José María Serrate.

Cree López Pardo que España debe "elevar el nivel de la cosa pública, que la mentalidad partidista, la mentalidad maniqueísta buenos y malos, a la que somos tan dados en España, forma parte de culturas del pasado y no contribuye a la colaboración o a la cooperación, y en la OCDE está demostrado que las regiones o los países que cooperan, triunfan". Además, "la masa crítica de conocimiento e inteligencia en España está dividida por diecisiete, y esto no contribuye al crecimiento de la economía ni a sumar ni a remar en la misma dirección. Es un déficit sociopolítico".

Se jubiló hace casi tres años y reconoce que "es difícil aterrizar", pero valora la vida "más apacible" que lleva ahora en Huesca, una ciudad que recuerda "con cariño", en su etapa infantil, "muy rural (entre comillas), con calles de tierra donde jugábamos a las canicas; una ciudad amable..., un paisaje agradable", y que en los últimos años "ha dado un paso de gigante con la reordenación urbana sobre todo en el centro". "Huesca -añade- tiene un único handicap , que le falta un poco de dimensión para facilitar el acercamiento de empresas de valor añadido".

Etiquetas