Sociedad

ECOS - DE CERCA

Andrés Campo: “No sé dónde llegaré, pero tengo muy claro de dónde vengo”

“Me alegra tener más de 115.000 seguidores en instagram, pero es como ser rico en el Monopoly, no hay que venirse arriba”

Andrés Campo: “No sé dónde llegaré, pero tengo muy claro de dónde vengo”
Andrés Campo: “No sé dónde llegaré, pero tengo muy claro de dónde vengo”
G.P.

Nacido en Huesca durante los años 80, Andrés Campo se ha convertido en una de las grandes figuras nacionales e internacionales de la música electrónica. El disc-jockey es residente en la Florida 135 y hace bailar al público de todo el mundo con sus vibrantes sesiones.

¿Disc-jockey se nace o se hace?

Creo que ambas, habrá quien nazca con ciertas aptitudes o inquietudes impresas en su ADN, pero al final la práctica y el entorno adecuado hacen que uno acabe consiguiendo ser cualquier cosa que se proponga...

En su caso, ¿cómo fue su "nacimiento" como DJ en discotecas como Coliseum?

Fue un debut tempranero y recuerdo mi primera vez pinchando ahí con mucha ilusión, ya que me acompañaron muchos amigos. A modo de dato diré que no tenía la edad legal (risas), eran otros tiempos... ¡Abrazo a toda la familia Coliseum!

También hizo sus primeros pinitos en salas como El Lapsus, Cr-27, Pepe y Cortocircuito, todas ellas extintas. ¿Qué recuerda de esa época?

Recuerdo que Huesca también estaba en primera división en cuanto a electrónica se refiere. Teníamos más escena que otras grandes ciudades, amén de discotecas como Florida 135, Coliseum, B.R.B. o el festival Monegros. Crecer en esa época sin duda ha hecho que hoy sea lo que soy, ya que dejo ver mucho de mi pasado musical en mis sesiones. Tuve suerte de criarme musicalmente en ese entorno y rodeado de grandes djs.

¿Qué le diría al Andrés Campo del pasado?

Todo pasa, todo.. ¡Ah! Y monta una empresa de geles hidroalcohólicos, ya lo entenderás...

Genio y figura. ¿Se identifica?

Tengo mis momentos en los que brillo, como todos (risas).

Antes de dedicarse profesionalmente a la música, usted estudió Gráfica en la Escuela de Artes de Huesca. ¿Se considera un artista multidisciplinar?

Supongo que sí, trabajé como creativo durante 11 años en Webdreams (Walqa). Siempre me ha gustado todo lo relacionado con el arte y la creatividad, además soy un ser inquieto, he hecho de todo (diseño, fotografía, ilustración, video, audio, 3d), aunque reconozco que aprendiz de todo maestro de nada.

Comenzó a trabajar en la Florida 135 como diseñador gráfico. ¿Cómo llegó a ocupar el puesto de DJ residente en la discoteca?

Trabajé como diseñador en Barcelona para Enter Group (empresa que gestionaba Florida 135). Pero antes ya había pinchado en la sala varias veces, supongo que todo suma, y el ser un habitual de la cabina y tener contacto con la familia Arnau fue clave para que me ofrecieran el puesto. Tengo que decir que tienen buen ojo (risas), pues ya van 8 años de bonita relación. Os echo de menos, ¡aguantad!

Desde entonces usted se ha convertido en una gran estrella nacional e internacional. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

No nos pasemos (risas), que eso de gran estrella me da vértigo. No sabría decir cuál ha sido el "secreto", si es que lo hay. Quizá la constancia, la paciencia, tener mi personalidad en cabina y tomarme la vida no muy en serio.

¿A quién le haría usted sin dudarlo la reverencia?

A cualquiera que dedique su preciado tiempo a escucharme.

¿Poderoso caballero es don dinero?

Cuando pueda comprar tiempo lo será, hasta entonces tendrá el valor que cada uno quiera darle.

¿Cómo lleva uno eso de tener más de 115.000 seguidores en Instagram?

Es solo un número, aunque reconozco que alegra verlo crecer, sinónimo de que las cosas van bien, pero vamos, es como ser rico en el Monopoly, no hay que venirse arriba.

¿La fama es tan atractiva y peligrosa como parece?

No me considero "famoso", siempre digo que quizá soy "popular en mi entorno", pero sí es un arma de doble filo, el ego mal gestionado puede hacerte daño. Entiendo que forma parte del juego, pero imagina que vas a hacerte un análisis de sangre y la enfermera justo cuando estás ahí blanco, aguantando el algodón (odio las agujas) te pide una foto... En esos momentos me encantaría ser nadie (risas).

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

De altos vuelos, pero la tierra tira, da igual en que parte del mundo esté, si me ofrecen jamón de Teruel, cebolla de Fuentes o tomate de Barbastro no diré nunca que no. Siempre digo que no sé dónde llegaré, pero tengo claro de dónde vengo, ¡kio!

En esto del deporte, ¿practica o admira?

Practico y admiro, llevo unos años dándole al boxeo, deporte que antes no me atraía. No soy violento, pero me encanta el tipo de entrenamiento y me ayuda a soltar malas vibras. Ahora me verás despertándome a las tantas de la mañana para ver algún combate en internet. Quién me ha visto y quién me ve...

¿Hace un casting para seleccionar sus amistades?

(Risas) Debería, debería.. aunque creo que yo no pasaría ninguno si mis amigos lo hiciesen.. No, en serio, tengo suerte de tener buenos amigos y gente genial a mi lado.

¿Cuál es la sesión perfecta?

Sitio oscuro, público entregado, buen sonido y horas por delante.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

Los buenos momentos, los malos por desgracia llegan solos.

Dicen que este año no hay "canción del verano" debido al coronavirus. ¿Cuál es la que más está pinchando "en casa"?

Está siendo un verano raro, la verdad, ya que no he tenido prácticamente actuaciones, así que si te soy sincero lo que más he escuchado han sido meditaciones guiadas...

¿Y cuál sería la que más alegrías le ha dado?

Sin duda alguna mi remix para el gran Kase.O (Mitad y mitad), un proyecto del que me siento orgulloso, que ha tenido mucho éxito tanto en su mundo como en el mío y que está recaudando fondos para ayudar a la asociación zaragozana Clowntagiosos, que reparte sonrisas entre niños ingresados en hospitales. Eso me hace muy feliz, de verás, sin duda lo mejor de este 2020.

¿Cómo se ve dentro de 30 años?

Espero que vivo, y ya que preguntas, inquieto por ver en que hemos convertido el planeta.

Etiquetas