Sociedad

DÍA DE LA ASISTENCIA HUMANITARIA

Aragón refuerza su compromiso con la ayuda humanitaria

El Ejecutivo aragonés pone en marcha una estrategia que reorganizará las prioridades y los recursos en situaciones de emergencia

Aragón refuerza su compromiso con la ayuda humanitaria
Aragón refuerza su compromiso con la ayuda humanitaria
S.E.

HUESCA.- Aragón refuerza su compromiso con la ayuda humanitaria impulsando una estrategia que reorganizará las prioridades y los recursos en situaciones de emergencia en países vulnerables. Precisamente este miércoles, 19 de agosto, se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, y la Comunidad quiere demostrar que su compromiso es firme con el impulso de la I Estrategia de Acción Humanitaria y de Emergencia (2020-2023).

Este documento supone la primera reorganización de prioridades y recursos que se hace para coordinar las acciones humanitarias que lleva a cabo Aragón dentro de la cooperación internacional al desarrollo. Deberá afrontar, fundamentalmente, cuatro retos: optimizar la atención a las poblaciones afectadas por desastres, fortalecer las ONGD, promover la educación en ciudadanía global y dar mayor protagonismo al Comité Autonómico de Emergencias para ofrecer una respuesta ágil y efectiva ante crisis humanitarias.

El Gobierno de Aragón ha invertido 10.176.929 euros en 151 proyectos de ayuda y emergencia humanitaria en 38 países desde 1994. "La cooperación al desarrollo es una herramienta fundamental para proyectar Aragón al mundo como una región solidaria y comprometida con la igualdad, la justicia social y los valores democráticos. Esta Estrategia, aunque impulsada por el Gobierno de Aragón, es una estrategia consensuada y que representa a todas las instituciones públicas y al tejido social que trabajan en cooperación en Aragón", declara la directora general de Cooperación al Desarrollo e Inmigración, Natalia Salvo.

Durante estos años, Aragón ha centrado su ayuda en las comunidades de refugiados y desplazados por conflictos enquistados (Palestina y Sáhara), guerras (Siria) o conflictos bélicos como los centroafricanos. También han sido frecuentes las ayudas destinadas a paliar desastres medioambientales, como terremotos, inundaciones, sequías, tifones, epidemias o incluso hambrunas. En este momento, en el que "los estragos de una pandemia mundial están socavando los cimientos de todas las sociedades", la crisis está golpeando con más dureza, si cabe, a los más vulnerables y se hace imprescindible tender la mano para que los países menos desarrollados puedan hacer frente a una situación de emergencia sin precedentes.

La I Estrategia de Acción Humanitaria y de Emergencia de Aragón (en adelante, EAHyEA), así como la Adenda de la DGA que refrenda los postulados recogidos por la misma, establecen la reserva de, al menos, un 10% de los fondos de las administraciones públicas aragonesas que practican cooperación para responder, exclusivamente, a la ayuda de emergencia. Bien es cierto que este porcentaje es susceptible de variar en el marco de la próxima actualización de la Ley de Cooperación al Desarrollo de Aragón (2010), para lo que se impulsará un proceso participativo a finales de 2020.

Etiquetas