Sociedad

ECOS - DE CERCA

Mirella Casado: “Escuchar al cuerpo nos puede ayudar a entender muchas cosas”

“Tengo la gran suerte de trabajar en algo que me gusta y de rodearme de un equipo impresionante”

Mirella Casado: “Escuchar al cuerpo nos puede ayudar a entender muchas cosas”
Mirella Casado: “Escuchar al cuerpo nos puede ayudar a entender muchas cosas”
A.R.M.

Preparadora física y readaptadora de la SD Huesca Fem, cofundadora del Centro Deportivo y Salud Sinergia y Centro 3S, Rehabilitación, Readaptación, Fisioterapia y Salud Activa. Nació en Huesca, pero vivió en Monzón hasta las 18 años. Estudió Magisterio y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Desde entonces lleva más de 17 años dedicada a la actividad física y la salud.

¿Hay que prestar atención para entender el propio cuerpo?

Hoy en día estamos inmersos en un ritmo de vida muy elevado, lo que nos hace desplazar nuestra atención a lo que pasa fuera de nosotros. Esto unido a la innovación tecnológica dificulta una comunicación fluida, directa y tradicional. Lo que más estamos olvidando es escucharnos a nosotros mismos y escuchar al cuerpo puede ayudarnos a entender muchas cosas que nos ocurren.

¿Cuál es el gran reto de asumir la preparación física del equipo femenino de la SD Huesca?

Estar a la altura de este gran equipo humano que forman. Creo en el trabajo multidisciplinar y pienso que es la clave para que un proyecto así funcione. Mi mayor objetivo esta temporada es inculcarles una frase: "Rendirse, no es una opción".

Y en esto del deporte, usted ¿practica o admira?

Práctico deporte desde muy pequeñita, por algo procedo de Monzón, "cuna de deportistas". Desde los 6 años he practicado de manera continua y a nivel competitivo fútbol y atletismo. Y durante los años de colegio añadí a mi rutina cualquier otro deporte que me proponían. Mi madre siempre me dice que era bien pequeña y tenía más que claro que quería dedicarme a esto. Y por suerte, lo he logrado, con constancia y mucho esfuerzo.

¿Qué nos suele aquejar a las personas en términos físicos?

No me gusta generalizar, pero vivimos en la era digital y esto esta trayendo sus consecuencias. Si unimos el sedentarismo al abuso de las tecnologías nos encontramos con el problema del siglo XXI, las dolencias de espalda. Es por ello que decimos crear en Sinergia Salud y Salud 3S, una metodología específica para la recuperación de diferentes patologías de espalda.

¿Los dolores del cuerpo son un reflejo de los dolores del alma?

El cuerpo es indivisible, por ello debemos tratarlo en su globalidad, no por partes. Veo complicado separar el alma del cuerpo.

Genio y figura. ¿Se identifica?

Me considero una persona muy sencilla, que cree en lo que hace y trabajo día a día para mejorar.

¿Qué grado de educación tenemos sobre la prevención de lesiones físicas?

En todos los años que llevo en esta profesión este tema ha tenido una gran evolución. Cuando yo empecé en este mundo a las personas les preocupaba mucho su físico, verse y sentirse guapos. Hoy en día, por suerte, ha cambiado mucho. Los dos centros que tengo junto a mis socios María Moya y Fernando Sarasa están enfocados a la salud. Tratamos la rehabilitación y readaptación de diferentes patologías, pero insistimos en crear estilos de vida saludable, porque no hay nada más efectivo que la constancia. Y por supuesto en el ámbito deportivo y profesional es algo primordial si queremos llegar a nuestro máximo rendimiento.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

Para mí la sonrisa es esencial. Me encanta ver sonrisas.

¿Cómo se gestiona anímicamente el dolor crónico?

Es importante partir de una base, "el dolor es un sistema de alarma que te protege y cuida de ti". En el tratamiento es importante la educación para el dolor. Enseñar a las personas a entender que el dolor nos ayudará en su proceso de recuperación. El crónico es un problema multifactorial que depende de componentes físicos, psicológicos y sociales, y requiere un abordaje multidisciplinar.

¿Por quién doblan las campanas? (un recuerdo en positivo)

Por mi infancia en Monzón que me regalaron mis padres. Nunca saldrán de mi cabeza las mil horas jugando en las calles de HidroNitro, los entrenamientos de fútbol bajo la lluvia con las botas llenas de barro, las horas de entreno en las pistas de atletismo (con mis entrenadores Blas y Tranqui). Allí nació mi amor por la actividad física y el deporte.

¿A quién le haría una reverencia?

A todas las personas que día a día confían su salud y en mi trabajo diario. Y a mis padres, que me han enseñado a ser lo soy.

Nombre a tres mujeres que sean referentes de la salud y el deporte.

Conchita Martínez, Ivi Casagrande e Irene Fernández.

¿La hipocresía cotiza al alza o a la baja?

No es algo con lo que me identifique, ser honesto es una buena forma de crear salud, sobre todo mental. Yo intento rodearme de aquellas personas que me hacen a mí ser mejor persona.

¿Qué consecuencias físicas puede tener el confinamiento?

Esta pandemia nos ha dejado varias secuelas más allá del coronavirus. Entre ellos podemos destacar: problemas cardiorespiratorios, pérdidas de masa muscular, obesidad y problemas psicológicos. Por ello hemos creado un programa de recuperación donde vamos desde la neurorrehabilitación hasta la readaptación física.

¿El negocio es la negación del ocio o se divierte currando?

Tengo la gran suerte de trabajar en algo que me gusta y de rodearme de un equipo impresionante.

¿Qué parte del cuerpo propio es la gran desconocida para las mujeres? ¿Y para los hombres?

No me ha gusta generalizar. Cada persona es única, al igual que lo son sus motivaciones y objetivos, y es imprencindible conocerla para poder darle lo mejor de ti como profesional.

¿Es más de esperar o de reaccionar a las primeras de cambio?

Soy más de reaccionar, pero siempre con prudencia y control. Me gusta solventar las cosas de una forma eficaz y rápida. Hay una frase que yo siempre digo mucho: "A los problemas, soluciones".

Etiquetas