Sociedad

DOMINGO - GENTE DE AQUÍ

Carmen Castán: “Falta el uso cotidiano del patués, que los niños jueguen la lengua”

La defensora del benasqués y Premio Chuana Coscujuela dice: “más allá de lo lingüístico, he tenido el objetivo claro de hacer llegar el legado cultural de la zona a las nuevas generaciones”

Carmen Castán: “Falta el uso cotidiano del patués, que los niños jueguen la lengua”
Carmen Castán: “Falta el uso cotidiano del patués, que los niños jueguen la lengua”
S.E.

Gracias al trabajo de mucha gente del Valle de Benasque y al apoyo institucional con el que el proyecto ha contado desde el principio, el patués sigue teniendo presencia, es asignatura curricular en la zona y se valora como un patrimonio cultural incuestionable aunque su presencia en la calle sigue siendo el gran reto. Mario Casas habla en patués en la versión cinematográfica de "Palmeras en la nieve", la novela de la benasquesa Luz Gabás, en "un hito" impensable para esta lengua tan minoritaria como querida, detrás del cual está sin duda el poso del trabajo callado e infatigable de la profesora Carmen Castán, distinguida recientemente con el Premio Chuana Coscujuela 2020 por su larga trayectoria en la enseñanza y la promoción del patués o benasqués concedido por el Gobierno de Aragón.

"Ahora está más presente que cuando empecé yo, hay más reconocimiento social y más gente ha aprendido a valorar la lengua como patrimonio de nuestro valle, pero eso solo no es suficiente, falta el uso cotidiano. Que los niños la jueguen. Una niña me decía que no sabía con quién hablar, solo con gente mayor, y eso es disuasorio", lamentaba Castán, agradecida por un premio que reconoce un trabajo importante, pero todavía con mucho recorrido.

La labor se ha hecho sin duda con esmero, como no puede ser de otra manera al tratarse de un elemento tan sensible como la lengua. "Se ha enseñado el patués de cada sitio. El benasqués de la zona norte, el de Castejón y el de Laspaúles, que es el más difícil. Pero más allá de lo lingüístico, he tenido el objetivo claro de hacer llegar el legado cultural de la zona a las nuevas generaciones. Era un placer transmitir a los críos montones historias de tradición oral. Se saben las leyendas, las historias del valle y así no hemos roto la línea de transmisión y podrán transmitirlo a sus descendientes". Además, y tras muchos años, el patués se imparte desde infantil y, en la actualidad, es asignatura curricular en el CRA Alta Ribagorza, el CES Valle de Benasque y el IES Castejón de Sos.

Y en buena medida gracias a Carmen Castán que es, desde el año 1997, la profesora responsable de la enseñanza del benasqués para niños y adultos en el valle. Nacida en Gabás, desde el año 2000 imparte Lengua y Cultura Aragonesa en el IES de Castejón de Sos y en todo el CRA Alta Ribagorza y, desde el curso 2017-2018, es la profesora de Lengua Aragonesa como asignatura curricular. Con unos buenos cimientos forjados, recuerda ahora los comienzos de este proyecto con el entonces alcalde de Benasque, José Marión, y el trabajo ingente de esos años. "Marión tuvo mucho interés y como estaba en las Cortes, promovió un convenio para poder enseñar patués aquí. Me presenté a la convocatoria de méritos para ser maestro de aragonés en periodo extraescolar y empezamos. Al principio, fue una tarea romántica, personal", comenta con nostalgia. "Trabajé bastante y en soledad hasta hace poco porque no tenía compañeros en la escuela. Las primeras fases han sido duras hasta hace 6 ó 7 años que Política Lingüística puso más plazas y he tenido más ayudantes", comenta.

En esos comienzos, Carmen Castán tenía que dar clase en las cinco escuelas (Cerler, Benasque, Sahún, Castejón y Laspaúles) a media jornada, aunque compensaba la buena acogida. "Ahora estoy en el IES de Castejón y solo allí. No tengo que ir de una a otra. La respuesta desde los inicios siempre fue maravillosa. Por parte de padres, de los propios niños. En ese aspecto no me puedo quejar. Siempre he tenido mucho alumnado. Otra cosa es que la lengua se reavive o no porque los críos juegan en castellano, la lengua no deja de ser algo anecdótico, contra eso no me siento con fuerzas para luchar porque el avasallamiento del castellano es feroz. Es complicado".

Castán considera que habría que actuar desde diferentes ópticas. "Habría que hacer muchas actuaciones desde muchos ámbitos, políticos, sociales, desde el propio territorio", comenta aunque alude a ejemplos como el Valle de Arán donde, pese a contar con todos los medios y apoyos, el aranés sigue retrocediendo. "Vivimos una época de globalización y lo global se come a lo particular. Deberíamos tener algún hecho diferencial", apunta reconociendo, sin embargo, que la situación ha mejorado respecto a los inicios del proyecto.

Al principio, solo se contaba con el diccionario de patués de Don Ángel Ballarín Cornel, a quien se debe también la primera gramática. Pero más allá de eso, el patués era una lengua de tradición oral que ha trascendido gracias a la enseñanza. Ahora, hay literatura, de la propia Carmen Castán que ha publicado dos novelas y hasta una veintena de relatos; y de autores posteriores como José Antonio Saura y José María Mur, animados por el Premio Literario Villa de Benasque, del Ayuntamiento benasqués. Incide, además, en la labor de las Donisas de Villanova, con María José Subirá a la cabeza, y en la labor de la Asociación Guayente, colectivo del que Carmen Castán forma parte activa.

Etiquetas