Sociedad

OBITUARIIO

El mundo taurino pierde en Barbastro a Manuel Calvo, todo un referente

Fue durante 30 años conserje de la Plaza de la localidad

El mundo taurino pierde en Barbastro a Manuel Calvo, todo un referente
El mundo taurino pierde en Barbastro a Manuel Calvo, todo un referente
Á. H.

BARBASTRO.- El mundo taurino local y los aficionados en particular han perdido a uno de los últimos referentes de la historia del último siglo con la desaparición de Manuel Calvo Colungo (88 años) a quien han dado este viernes la última vuelta al ruedo por la centenaria Plaza de Toros tras el sepelio celebrado en la Catedral y antes de su entierro en el cementerio, cerca del lugar donde Calvo pasó media vida. En la historia taurina solo su antecesor Eduardo Llanas se hizo acreedor de la vuelta al ruedo cuando falleció.

La ferviente dedicación que tuvo durante 70 años, treinta de ellos en labores de conserje, tiene el reconocimiento en la placa que le recordará en una de las paredes del coso taurino (5 septiembre 1892) que ha sido como su segunda casa desde que se incorporó el 8 de septiembre de 1945 con 13 años. En la distancia del tiempo, 75 años más tarde falleció en el primer día de las no Fiestas de Barbastro.

La Asociación Amigos de la Plaza de Toros le dedicó, el 25 de noviembre de 2017, la placa en la misma pared donde está la de su antecesor Eduardo Llanas (8 de septiembre de 1986). Calvo entró de "ayudante" y acomodador en 1945 y se cortó la coleta -en términos taurinos- en 2014 con 84 años después de una vida "apasionada por los toros" como recordaron sus hijas Emilia y Ana que han compartido, siempre, las emociones con su madre Ángeles Labarta.

Calvo fue un hombre de pocas palabras, aunque suficientes para hablar de su trabajo y dedicación a la Plaza donde pasó más horas que en casa durante muchos años. En tareas de mantenimiento hizo de casi todo para que estuviera en condiciones y más de una noche durmió en vísperas de corrida. En términos coloquiales cuatro palabras definen a Manolo Calvo desde el recuerdo, "pasión, entrega, trabajo y sentimiento".

En su trayectoria, ha sido presidente de la Asociación Amigos de la Plaza de Toros que gestiona el único Museo Taurino en la provincia de Huesca desde el año 2008. Calvo, Luis Labrador y Florentino Fuertes (fallecidos), entre otros, llevaron la iniciativa y después "Dios repartió suerte" en el proyecto.

El alcalde Fernando Torres que es un gran aficionado taurino, le recordó en términos de "mucha gratitud por su colaboración altruista en tareas de la Plaza hasta el extremo de que priorizaba sus cuidados. Ha sido su segunda casa en el más amplio sentido de la expresión para que estuviera en condiciones de visita, siempre, extensiva a los espectáculos taurinos, los Festivales del Vino y en Semana Santa. Deja un recuerdo inolvidable, también, por su carácter humilde, entrañable y enérgico cuando fue necesario. El homenaje en vida fue un gran detalle".

Etiquetas