Sociedad

LA ENTREVISTA

Manolo Alcántara: "Trabajo mucho mirando hacia dentro, con el corazón y el estómago"

El artista presenta esta tarde, con su compañía, su último espectáculo, ‘Déjà vu’, en la Feria de Teatro y Danza de Huesca

Manolo Alcántara: "Trabajo mucho mirando hacia dentro, con el corazón y el estómago"
Manolo Alcántara: "Trabajo mucho mirando hacia dentro, con el corazón y el estómago"
R.G.

HUESCA.- La compañía Manolo Alcántara presenta en la XXXIV Feria de Teatro y Danza de Huesca Déjà vu, una producción circense que habla de la distancia que hay entre una persona y lo que quiere ser.

El auditorio del Palacio de Congresos acoge, a las 19 horas, este espectáculo visual, sin texto, con música en directo de Laia Rius, donde se difuminan las fronteras entre realidad y fantasía a partir de una historia con un punto de melancolía y humor fino, en un espacio escénico que juega con la desproporción extrema de los elementos. Así el espectador se mueve entre el vaivén de la monotonía de la realidad del protagonista, al que se presenta casi como un antihéroe, y la magia de sus ensoñaciones.

Según explica el creador de Déjà vu, Manolo Alcántara, con este proyecto "los oscenses van a ven un circo muy peculiar" porque justifica que "hace mucho que trabajo mirando hacia dentro, trabajo con el corazón, porque es mi pasión, pero, además, con el estómago y eso es la intuición".

Así revela que "se trata de un espectáculo de fantasía, exclusivo, para todos los públicos, muy intuitivo, personal y singular, donde las disciplinas de circo no existen como tal pero sí están allí de una manera más sutil que no deja espacio al azar". Para ello, apunta que "te apoyas en mucha gente". En concreto, "esta obra cuenta con cuatro personas en escena y un técnico, pero detrás lleva entre 15 y 20".

Alcántara confirma que al trabajar "estoy más cómodo ante la sugerencia que ante la explicación gráfica". Y hace hincapié en que con este número el espectador puede sacar ideas distintas y "no sacará la misma conclusión un niño que un adulto, siempre hay mucho fondo y, en vez de explicarlo y masticarlo, lo dejo abierto".

Además, insiste en que le gusta mucho la cercanía con el público con el que va a compartir "el riesgo y la energía" que, según su creador, desprende este proyecto circense.

Tres años y medio tardó en ver la luz Déjà vu. "Es el que más me ha costado", asegura su autor y desvela que ya está ideando un nuevo espectáculo que bajo el título Maña -"que no está relacionado con Aragón, es maña de destreza" aclara-, podría estrenarse el próximo año.

Al hilo de lo cual, declara que trabaja en "dos vías, una es hacer crecer el espectáculo que tienes, porque está vivo, no lo dejas congelado, siempre estás mejorando, cambiando un guiño, una coma... y la otra mitad del tiempo, la dedico a crear el siguiente".

El artista comenta que empezó participando en espectáculos, "hace más de 20 años, más explicativos pero he ido evolucionando y ahora trato de hacer este circo muy particular e identificable a mi persona".

Además, se enorgullece de poder continuar y declara que "después de muchos años de oficio, es una suerte poder hacer mis propias creaciones".

Etiquetas