Sociedad

IGLESIA

Los obispos denuncian las leyes de "usar y tirar"

La eutanasia o el aborto son para el ser humano "tremendamente injustas"

Los obispos denuncian las leyes de "usar y tirar"
Los obispos denuncian las leyes de "usar y tirar"
S.E.

MADRID.- Los obispos denunciaron este jueves que España está aprobando una batería de leyes "tremendamente injustas" -como la eutanasia o el aborto- que se basan en la cultura del "usar y tirar", también en lo que se refiere a la vida humana "que se usa y se tira cuando llega a unos límites que no merece ser vivida".

Así lo expusieron en la presentación del Congreso Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, en el que han participado el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán y el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá.

Bajo el título ¡El momento de defender la vida!, los obispos se han referido a las leyes de eutanasia y del aborto y advirtieron de que se está imponiendo una visión "utilitarista" de la vida.

"Estamos ante una antropología utilitarista que tiene detrás la situación económica, la cultura del bienestar, el deleite de la belleza física y deja al margen cualquier otro ámbito de la vida como lo moral o lo espiritual", denunció García Beltrán.

Se trata -a su juicio- de la cultura de lo efímero, la cultura del usar y tirar, también en lo que se refiere a la vida. "Se usa y se tira. Por tanto la vida que no llega a unos límites no merece ser vivida". El obispo de Getafe se preguntó quién pone los límites de lo que es vida digna: "tú mismo o una tercera persona, por ejemplo papá Estado, que te dice dónde está el límite de la vida y dónde se puede cortar".

Por su parte, Reig Plá calificó estas leyes de "tremendamente injustas" porque no se hacen cargo de desvelar "la vocación del hombre a vivir en plenitud siempre y para toda la eternidad". "No hay peor injusticia que cerrar el cielo, que cerrar las puertas del horizonte trascendente, mucho más que el problema del hambre, el problema de la inmigración, mucho más que el terrorismo, la peor injusticia es cerrarle al corazón humano esa aspiración que está presente en él por ser hijo de Dios", aseguró.

"Desprivaticemos el tema, ya está bien de resolver el tema de la vida humana, como si se tratara del aborto como un derecho a decidir de una persona individual, no", espetó.

Porque, en su opinión, toda la sociedad tiene que cuidar y custodiar "el don de la vida humana". El obispo de Alcalá señaló, en este sentido, que cada comunidad y familia cristiana es como un pequeño oasis en el desierto de la sociedad española.

Etiquetas