Sociedad

LA ENTREVISTA

Juanjo Javierre: "Llevo ya 35 años en la música y eso me obliga a reinventarme"

El compositor ha ganado el premio a la Mejor música en el Tallinn Black Nights Film Festival

Juanjo Javierre: "Llevo ya 35 años en la música y eso me obliga a reinventarme"
Juanjo Javierre: "Llevo ya 35 años en la música y eso me obliga a reinventarme"
S.E.

HUESCA.- Juanjo Javierre ha ganado recientemente el premio a la Mejor música en el Tallinn Black Nights Film Festival, una "sorpresa agradable" que ha recibido gracias a su trabajo en la cinta aragonesa Armugán, de Jo Sol.

El jurado del prestigioso certamen estonio definió la partitura del oscense como "hipnótica" y destacó que "complementa maravillosamente el estado de ánimo y el tono de la película, ayudando a tejer los momentos poéticos de un largometraje fascinante".

Aunque el reconocimiento le parece "gratificante", el compositor y músico (Huesca, 1968) dice con humildad que, cuando se trabaja en el sector audiovisual, "los méritos o defectos son colectivos" y "más aún en la buena música de cine" que, en su opinión, "tiene que integrarse tanto en la narrativa visual que en cierto modo debe pasar desapercibida para el público".

Sobre su trabajo en la película, Javierre recuerda que Jo Sol quería que su música "ayudara a comprender el universo vital de Armugán", un acabador del Pirineo oscense que acompañaba a las personas hasta la muerte.

"Por eso la música tiene un carácter minimalista, circular. Creo que lo que ha dicho el jurado refrenda que logramos los objetivos que nos marcamos", destaca.

El folk tiene un gran protagonismo en la banda sonora del filme, puesto que "partimos del sonido de la flauta que toca el personaje en un momento determinado de la película", dice. Pero también hay espacio para "sonoridades electrónicas muy densas y repetitivas", un terreno "en el que me encuentro muy a gusto, y creo que eso ha redundado en el resultado final", agrega.

Armugán es un filme muy distinto a las disparatadas comedias de Nacho G. Velilla (Fuera de carta, Que se mueran los feos), el director con el que Javierre ha grabado sus partituras más famosas, que fueron un reto por "entrar en el difícil mundo" del humor.

"Llevo ya 35 años en la música y eso me ha obligado a "reinventarme", pero en cierto modo Armugán era volver a la música electrónica ambiental, que me era familiar por anteriores etapas", matiza.

En la banda sonora colaboran Ruth Corey -que grabó unas voces en Londres- y los oscenses Salvador Cored, que participa tocando la trompa, y Nacho Moya, que mezcló todo el material.

El universo de Javierre no fue el único que reconoció el festival de Tallin, que otorgó el premio ecuménico a la película.

"Desde que vi el primer montaje fui consciente de que es un filme muy pertinente y que iba a tener un recorrido muy largo y lleno de reconocimientos", celebra Javierre.

El compositor también valora que la película aborda la "muerte digna" de forma "sensible y reflexiva". "No puedo estar más de acuerdo con el enfoque que Jo Sol ha tenido sobre este tema", destaca sobre la cinta, que casualmente ha coincidido con la aprobación de la Ley de Eutanasia.

Etiquetas