Sociedad

CANDIDATO

Julio Aro podría ganar el Nobel de la Paz en 2021

El candidato combatió contra los británicos en Malvinas y volvió nueve veces para reparar la memoria de los caídos

Julio Aro podría ganar el Nobel de la Paz en 2021
Julio Aro podría ganar el Nobel de la Paz en 2021
EFE

BUENOS AIRES.- Al igual que ocurrió con muchos de sus compañeros, una parte del argentino Julio Aro se quedó para siempre en las Malvinas, a las que fue en 1982 para combatir contra los británicos y a las que habría de volver, en 9 ocasiones, para reparar la memoria de los soldados caídos, una labor que lo ha llevado a ser candidato al Nobel de la Paz 2021.

Donde muchos de los excombatientes encontraron una botella o incluso el suicidio, Aro decidió llenar el vacío de la guerra dedicando su vida a identificar a sus compañeros muertos en combate, que durante décadas descansaron en tumbas anónimas en las islas, sin que sus familiares pudieran nunca despedirse de ellos. En total, en el conflicto murieron 255 británicos, tres isleños y 649 argentinos.

"Cada uno de nosotros salió de la manera que pudo del conflicto, no de la manera que quiso, muchos con alcohol, con drogas con juego, con suicidio... se han suicidado un montón porque no encontraron otra forma de salir. Mi forma de salir de este despelote es con lo que estoy haciendo", relató a Efe.

En 2008 decidió regresar por primera vez a Malvinas a "buscar a ese Julio que había ido en el 82, porque el Julio que vino no era el mismo", y ese viaje le permitió conjugar el dolor y comenzar un proyecto que lo llevó a identificar a 115 soldados argentinos enterrados sin nombre con la colaboración de la Cruz Roja, el excoronel del ejercito británico Geoffrey Cardozo y el vocalista y cofundador de Pink Floyd Roger Waters.

Ese mismo año viaja por primera vez a Londres, invitado por el grupo de excombatientes británicos SAMA 82, para presentar el proyecto "identidades compartidas", que buscaba unir a madres de soldados argentinos y británicos, y en ese viaje le asignaron un traductor que cambiaría su vida: Geoffrey Cardozo.

La afinidad entre argentino y británico creció con el paso de los días, aunque en aquel momento Cardozo todavía no había revelado su verdadera identidad, ya que él fue uno de los encargados de dar sepultura a los soldados argentinos en el cementerio Darwin de Malvinas. "Geoffrey pide estar siempre con nosotros, yo no sabía quién era él, hasta el último día, un sábado nos dicen: "no, no, no hay ningún Tévez, hay otra reunión"", recordó Aro.

Etiquetas