Sociedad

LA ENTREVISTA

José Gazapo: "Afrontamos el Año Jacobeo con muchas incógnitas"

El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca lamenta el efecto de la pandemia de coronavirus

José Gazapo: "Afrontamos el Año Jacobeo con muchas incógnitas"
José Gazapo: "Afrontamos el Año Jacobeo con muchas incógnitas"
R. G.

JACA.- "Nos gustaría que hubiera una inauguración del Año Jacobeo como Dios manda. A Roncesvalles (Navarra) va a ir el rey. En Aragón, no sabemos qué va a haber, pero debería ser algo importante para que no desmerezca. Somos parte del Camino Francés e históricamente, hemos sido la parte más importante", asegura Javier Gazapo.

2021 se presentaba cargado de ilusión para los amantes de la ruta jacobea. Sin embargo, el Año Santo "se afronta con muchas incógnitas", según el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca. "Todavía no sabemos lo que se está planteando desde las instituciones. Con el Covid-19, está todo en el aire", lamenta.

Dentro de la incertidumbre sobresale la prórroga del proyecto europeo Arles Aragón, en el que figura el albergue de Canfranc Pueblo y el centro de acogida de los peregrinos de Canfranc Estación, que "estarán operativos entre final de 2021 y comienzos de 2022". Además, hay proyectadas unas pasarelas en Urdos para mejorar la seguridad en Francia, en un tramo donde "se echa a los peregrinos a la carretera".

"Esperamos que en 2022, como muy tarde, el Camino de Santiago tenga una mejora, de modo que podamos ofrecer servicios mejores y con más garantías. El peregrino que viene es una cadena y transmite a otros que el Camino está bien y que se dan unos servicios aceptables", explica Javier Gazapo, con la esperanza de "volver a niveles que nunca debíamos haber perdido".

Con motivo del último Jacobeo, en 2010, "se hizo una inversión importante" y eso permitió que tanto ese año, como en 2011, pasaran 3.600 peregrinos por el albergue de Jaca. A partir de 2012, "comenzó el lento declive y la pérdida de más de 1.500 peregrinos". En 2019,se alojaron 1.939 en el albergue jaqués y en 2020, apenas 227, a causa de la pandemia.

"Lo más probable es que esos 1.500 peregrinos comenzaran en Roncesvalles o fuesen por otros caminos. Los que empiezan en el Somport y acaban en Santiago son muy pocos. No llegan ni al 0,01%", apunta Javier Gazapo, que cree que "las infraestructuras deben mejorar mucho" para corregir la tendencia. En este sentido, apuesta por "modernizar" el albergue de Artieda y abrir otro en Mianos.

Además, señala que "el lugar ideal para el centro de acogida de los peregrinos no es la Estación de Canfranc, sino el Hospital de Santa Cristina, en el Somport, que fue uno de los tres más importantes de la Cristiandad". "Esto supondría una inversión muy fuerte, pero está claro que necesitamos un icono real de la historia del Camino", afirma.

La Asociación trabaja en un folleto informativo que quiere hacer llegar a los colegios del valle "para dar a conocer la importancia del Camino de Santiago en nuestro territorio". Además, quieren volver a hacer el Camino desde Oloron, empezando las excursiones en abril, pero "todo depende de la Covid-19".

Etiquetas