Sociedad

LA ENTREVISTA

Nacho Ruiz: "Quiero que el perro que venga a la residencia sea feliz y le apetezca volver"

Inspirado por el modelo noruego, el aragonés está montando en Borrés la residencia canina LunaMon, que podría abrir en marzo

Nacho Ruiz: "Quiero que el perro que venga a la residencia sea feliz y le apetezca volver"
Nacho Ruiz: "Quiero que el perro que venga a la residencia sea feliz y le apetezca volver"
LUNAMON

SABIÑÁNIGO.- LunaMon es el nombre de la residencia canina que Nacho Ruiz, un enamorado de la montaña y de los perros, está montando en el pueblo de Borrés, municipio de Sabiñánigo. "Desde siempre me han gustado los perros y mis trabajos siempre han estado relacionados con el medio ambiente. He sido bombero forestal muchos años, ahora últimamente guía de montaña. También estuve en Noruega trabajando con perros y mi idea era traerme aquí el modelo de residencias caninas que allí había visto", cuenta.

La residencia canina que está montando es para unos veinte perros, de cualquier raza. "Cada uno tendrá su jaula, pero la idea que llevo es la de estar yo o las personas que allí trabajen con los perros. Voy a seguir modelos de residencias donde el perro es como si estuviese con el dueño. Habrá muchas horas de recreo y de jugar con otros perros, es un modelo bastante abierto. No van a traer el perro y va a estar encerrado en unos pocos metros cuadrados hasta que vengan a buscarlo, eso no, yo quiero que el perro esté feliz y tenga ganas de volver", señala.

El proyecto lo tiene prácticamente terminado. "Las obras estarán finalizadas a mitad de febrero y si todo va bien abriríamos en marzo. Hemos tenido un montón de problemas, retrasos de autorizaciones, luego vino el coronavirus, las nevadas... La verdad es que ha sido una odisea montar todo esto, pero estoy muy contento de cómo está quedando", valora.

Ruiz explica que el servicio que va a ofrecer es a la carta, "a demanda del cliente". La gente que se vaya de vacaciones puede dejar en LunaMon su perro y quienes vengan de otros lugares a pasar aquí unos días y no puedan dejar a su perro en el hotel o en el apartamento "también lo pueden traer, incluso quienes vengan a pasar el día, por ejemplo, a esquiar o hacer barrancos, también lo pueden traer. Y quienes vengan para más días pueden dejar al perro y venir a buscarlo para estar un rato con él y luego traerlo", explica.

Dice que la primera vez le gustaría que el cliente visitara las instalaciones, "viera dónde deja a su perro, pero luego, también tengo el servicio de recogida y de entrega en el domicilio o donde el cliente me diga. La idea es adaptarnos en todo momento al cliente, darle facilidades, y cuidar siempre muy bien a los perros", especifica.

Ruiz es de Zaragoza, pero está muy vinculado al Pirineo. "Desde pequeño he sido montañero, mi padre esquía desde hace 60 años, cuando no había ni pistas; siempre he estado muy vinculado a la montaña y a la nieve", confirma.

En cuanto al nombre que ha elegido para la residencia canina, explica que luna es porque le gusta mucho la luna. "Soy un poco lunático, en el buen sentido de la palabra, y Mon porque es el nombre de mi primera perra que en mayo cumplirá catorce años, es una abuelita, y por eso se llama así este proyecto".

LunaMon residencia canina tiene cuenta en Facebook y en Instagram y en breve estará operativa la página web.

Etiquetas