Sociedad

ENTREVISTA

Taracea: "Queremos transportar los sonidos antiguos al presente"

El grupo actúa este sábado a las 17:45 horas, en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca

Taracea: "Queremos transportar los sonidos antiguos al presente"
Taracea: "Queremos transportar los sonidos antiguos al presente"
P.N.

HUESCA.- Melodías medievales, renacentistas, barrocas y tradicionales se bañan de jazz gracias a Taracea, que actúa este sábado (17:45 horas) en el Centro Manuel Benito Moliner de Huesca.

Aunque es un trío, la formación se presenta como cuarteto con flautas históricas (Belén Nieto), vihuela (Rainer Seiferth), contrabajo (Miguel Rodrigáñez) y percusión (David Mayoral).

Seiferth es el impulsor del proyecto, con el que quiere "transportar esas sonoridades antiguas al presente, contar las historias antiguas con el vocabulario musical actual", señalan desde la banda.

El resto de Taracea tiene inquietudes parecidas: Belén Nieto viene de la música antigua, pero le encantan los experimentos de vanguardia; Miguel Rodrigáñez tiene formación clásica y jazz, pero ha tocado mucho flamenco; y David Mayoral interpreta música antigua europea con instrumentos árabes.

Esta mezcla tan curiosa es natural. "No buscamos la ruptura o el choque, sino lo contrario: una fusión orgánica en la que confluyan elementos que a primera vista parecen incompatibles. Hay momentos contemplativos, bailables, festivos y mucha interacción espontánea", aseguran.

Los sonidos de la banda se funden en su primer álbum, Akoé, al que es imposible ponerle una sola etiqueta. "Se acerca a ciertas tendencias del jazz europeo en su manera de trabajar nuestro pasado musical y cultural", relatan.

Después de admirar durante años al músico Michel Godard, el grupo ha conseguido colaborar con él en este trabajo. "Fue un sueño hecho realidad cuando se mostró interesado en nosotros y aceptó grabar en el disco", dicen.

La improvisación "es fundamental" para el proyecto. "En casi todos los temas hay momentos de libertad, en diferentes grados y manifestaciones. Es un espectro que nos lleva desde la glosa renacentista, una práctica histórica en la que se adornan y amplían melodías sencillas, hasta la improvisación libre grupal en la que puede pasar de todo", especifican.

Taracea se formó en 2018 y desde entonces no ha dejado de crecer. "La grabación del disco y su posterior publicación en el sello Alpha Classics fueron claves, mientras que los conciertos suelen ser momentos de mucha alegría que nos motivan para seguir adelante", sostienen.

Aunque los miembros de Taracea siempre miran al frente, la mala suerte se cebó con ellos cuando programaron el lanzamiento de su disco "a finales de marzo, en el peor momento" de la pandemia.

"Todas las representaciones se cancelaron, entre otras, una gira en Alemania y los conciertos oficiales de presentación en Madrid. Fue un jarro de agua fría, pero ya nos estamos recuperando", dicen.

Además de girar lo que se pueda con el disco, la banda asentada en Madrid está preparando un repertorio nuevo en relación con el peregrinaje y el Camino de Santiago, que "ojalá" puedan estrenar este verano. "Como dice un refrán: "Contra la melancolía y la pena, atarearse a manos llenas"", sentencian.

Etiquetas