Actualidad

JUICIO POR EL 'PROCÉS'

Enric Millo detalla en el juicio del procés la violencia en Cataluña

Califica el referéndum como la vía "suicida" de Puigdemont y De los Cobos acusa a los Mossos de facilitar el 1-O

Enric Millo detalla en el juicio del procés la violencia en Cataluña
Enric Millo detalla en el juicio del procés la violencia en Cataluña
EFE

MADRID.- El ex delegado del Gobierno de Cataluña Enric Millo detalló este martes el clima de hostigamiento, con numerosas "acciones violentas" y ataques, que se vivió en esa comunidad ante el "planteamiento suicida" de Carles Puigdemont de celebrar un referéndum contra el que el Govern no iba a dar "marcha atrás".

"Intimidación", "acoso", "hostigamiento", "agresividad". Son muchos los términos que ha empleado en el juicio del "procés" el entonces máximo representante del Gobierno en Cataluña para abundar en el creciente ambiente de violencia que se vivió desde que en septiembre se aprobaron las leyes de desconexión.

Un escenario que "de pacífico no tiene mucho", como dan cuenta los más de 150 episodios de "acoso, hostigamiento y violencia" que, según ha explicado, tuvieron lugar ante edificios públicos, cuarteles y hoteles donde se alojaban policías.

Según Millo, a partir del 10 de septiembre se generó un clima en el que "allí donde había una acción de la policía judicial, aparecía un grupo numeroso de personas para acosar, gritar, hostigar, amenazar" e incluso "agredir directamente vehículos y personas".

"Arrojar objetos incendiarios no es pacífico, es violento (...) Pintar en una pared "Millo muerte" muy pacífico no es", denunció Millo, que confesó que su hija limpió dicha pintada.

Era, según describió, un "clima de crispación que hacía prever que el 1-O podía haber un riesgo para la integridad física de las personas" que solo podía evitarse si el expresident Carles Puigdemont lo desconvocaba.

"La respuesta -dijo- fue que él haría lo que tenía que hacer". Ya se lo confesó en su primera reunión en diciembre de 2016, cuando Puigdemont le manifestó que no podía "dar marcha atrás".

Posteriormente, el responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos, tachó de "insuficiente, inadecuado e ineficaz" el dispositivo de los Mossos el 1-O, un plan "más encaminado a facilitar la realización del referéndum ilegal que a impedir su cumplimiento".

En su declaración como testigo ante el juicio del "procés" concluyó que desde los Mossos actuaron con "pasividad absoluta", incluidos los centros en los que habían pedido apoyo, pero en algunos más -diez u once- "intentaron obstruir físicamente la actuación" de la Policía o Guardia Civil llegando a provocar situaciones "delicadas".

Como ya hiciera ante el juez instructor, el coordinador del operativo policial tachó de "estafa" el plan de los Mossos, desde su concepción con "binomios" de agentes sin capacidad para actuar, hasta su aplicación: "El mecanismo estaba hecho para que no funcionara".

El dispositivo de binomios "no sirvió para nada, nada más que para diseminar la fuerza y hacerla inoperativa", máxime cuando el número de agentes desplegados era "insuficiente".

OTRAS COMPARECENCIAS

Y la exconsellera de Presidencia Neus Munté señaló que, tras recibir cinco advertencias del Tribunal Constitucional, "el único escenario" que intuía "era una desobediencia" ante el precedente del 9N por el que fue inhabilitado el expresident Artur Mas.

Munté, que declaró como testigo en el Tribunal Supremo, explicó que, antes de presentar su dimisión el 14 de junio de 2017, únicamente se planteó "el escenario del 9N", que finalizó con una condena por desobediencia a Mas y a otros tres miembros de su Govern, incluido Francesc Homs, ahora abogado del "procés".

Pero, por otra parte, Munté señaló que en ningún momento tuvo "la sensación de que estaba desobedeciendo" al Tribunal Constitucional y, aunque no le daba "miedo" que pudiese incurrir en responsabilidades penales, sí que ha confesado que sintió "respeto".

Etiquetas