Actualidad

JUCIO PROCÉS

El mando que investigó el 1-O habla de "clima insurreccional" en Cataluña

En opinión de Daniel Baena, pudo derivar en "una escalada incontrolable"

El mando que investigó el 1-O habla de "clima insurreccional" en Cataluña
El mando que investigó el 1-O habla de "clima insurreccional" en Cataluña
EFE

MADRID.- El teniente coronel de la Guardia Civil que lideró la investigación policial del 1-O calificó este martes como "periodo de insurrección" el comprendido entre el 20 de septiembre y el día en que se aplicó el artículo 155, cuando Cataluña, en su opinión, era un "polvorín" que "podía derivar en una escalada incontrolable". Daniel Baena, jefe de la policía judicial de la Guardia Civil de Cataluña, fue el único testigo en declarar el martes en el Tribunal Supremo, durante el juicio del "procés", ya que su número dos, que estaba también citado, no pudo hacerlo por problemas de salud.

Durante cinco horas y media, el teniente coronel explicó el ambiente de "polvorín" que se respiraba en Cataluña en ese periodo, que motivó precisamente el que no se practicaran detenciones en los "asedios" y "escraches" a la Guardia Civil. "Cualquier actuación -afirmó- podía provocar un mal mayor al que se pretende evitar, y por eso en muchísimas ocasiones no se producen detenciones que en un contexto ordinario sí se hubieran producido".

También detalló, a veces con poca concreción remitiéndose a "lo que consta en las diligencias", los indicios contra los acusados que se incluyeron en los diferentes atestados. Lo hizo en respuesta a las defensas, que intentaron poner en entredicho el contenido de esos análisis de la Guardia Civil.

Baena recurrió a frases como "periodo insurreccional" o "de insurrección", o "clima insurreccional", para definir los días comprendidos entre el 19 y 20 de septiembre -cuando se produjeron los registros para evitar el 1-O- y el 27 de septiembre -cuando se aplicó el 155 en Cataluña-. "Aquello literalmente era un polvorín. Los policías que teníamos un mínimo de responsabilidad sabíamos que cualquier incidente pequeño podía derivar en una escalada incontrolable y afortunadamente no fue así", explicó Baena. Calificativos que no gustaron a las defensas, que se quejaron al presidente del tribunal.

"Es una expresión llena de valoración personal" pero la sala "no se siente vinculada por las valoraciones que haga el testigo para describir lo que vio", respondió Manuel Marchena.

Etiquetas